El desorden de tu nombre, Juan José Millás

****

Desde que leí “El mundo” -Premio Planeta 2007-, Juan José Millás se convirtJuan José Millásió en uno de esos autores que se me viene insoslayablemente a la cabeza cada vez que recorro alguna librería. Se ha ganado mi aprecio a pesar de su tendencia manifiesta por las novelas psicológicamente densas y a veces llevadas a mal puerto. Me agrada su estilo, su mirada, la manera en que cincela la frase y la cuida de no caer en excesos líricos. Mi mujer sabe perfectamente cuando estoy leyendo algo de su autoría porque suelo putear en voz alta, sin duda maravillado y envidioso por la destreza de algunos pasajes. Me refiero a que Millás es uno de los pocos autores que me hace desear haber escrito sus libros.

He aprendido a leerlo sin centrarme de un modo desmedido en el argumento, porque da la impresión que la obra de Millás poco se interesa en el acontecer de afuera. Aunque el narrador sea puntilloso en descripciones y diálogos, todo indica que la cosa apunta en otra dirección. Las acciones de los personajes de Millás resultan relevantes en la medida en que son pretexto para insinuar una realidad alternativa que se revela intermitentemente cuando una psicología se ve desbordada. Y nada más fascinante que atestiguar la conducta de un hombre al límite, arañando el muro de la cordura.

Así, “El desorden de tu nombre” es un buceo turbio y bullicioso por la mente de Julio Ordaz, empleado editorial y aspirante a escritor, quien todos los martes y viernes acude en secreto a su consulta psicológica para luego encontrarse en el parque con Laura. Laura es una mujer que se arrepiente por haber encausado su vida entera entorno a su marido, Carlos. ¿Y quién es Carlos? Pues claro, el psicólogo de Julio, un hombre tan infiel como sumiso, absorbido por sus ansias de poder y reconocimiento público.

El triángulo amoroso se va desfigurando progresivamente, a tal punto que esos personajes al comienzo frágiles y hasta queribles, terminan causando aversión y lástima. Uno cierra el libro caliente, caliente en serio al ver tanta miseria humana. Debo aclarar que todo lo expuesto se da en los marcos habituales del autor: ambientes confusos, cargados de fobias, otredades, culpas, manías, desprecios, etc, etc…

Si a Heráclito le interesaba mirar el río para comprender el devenir del hombre, a Millás le interesa disecar las aguas para analizar con bisturí el punto donde ese hombre se desliza sobre sí mismo y se convierte en otro.

La novela arranca tan bien que se predice –y hasta se olvida- la decepción del final.

“Hay veces en que todo está bien, que yo me encuentro de acuerdo con las cosas, incluso los semáforos y el sistema político; voy y vengo, resulto eficaz, me ascienden, mi hijo quiere que lo lleve al cine, etcétera. Y, sin embargo, en cuestión de segundos, me pongo sombrío, me convierto en otro, aunque los demás –gracias a lo que entre todos hemos convenido- me sigan viendo como el anterior. ¿Qué ha ocurrido? Pues que he entrado en contacto con el otro lado de las cosas.”

Calificación: Muy bueno.

Editorial Punto de Lectura, España, 2001.

Anuncios

6 comentarios en “El desorden de tu nombre, Juan José Millás

  1. Hermano del Tallarín Izaguirre, que juega en Biguá. Bueno, basta de bobadas o el manager general va a calentarse con razón…

    Y gracias el otro día por editar lo de Machado de Assis (ya avisé yo que soy lento en el tema, pero he estado investigando al respecto).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s