En esto creo, Carlos Fuentes

Fuentes
***

A poco de comenzar el siglo XXI, este libro, en forma de índex, recoge el credo político, religioso, moral, artístico y filosófico, vital, al fin y al cabo, de Carlos Fuentes, nada más ni nada menos que uno de los más importantes creadores latinoamericanos surgidos a partir del “Boom” en los años ’60.
Fuentes es un hombre cosmopolita. Hijo de un diplomático, nacido en Ciudad de Panamá, mexicano de sangre, estudiante en ciudades tan dispares como Buenos Aires, Washington, Montevideo, Ginebra, Río de Janeiro o Santiago de Chile, Carlos Fuentes es un hombre con una personalidad de una vitalidad extrema, fervorosa. Eso aparece en este libro que recoge de la A a la Z distintos tópicos en los que da fe del mundo que le tocó vivir de camino a ser un octogenario. Amistad, Amor, Balzac, Belleza, Cine, Dios, Educación, Faulkner… Kafka Libertad, México… Revolución, Sexo, Tiempo… Xenofobia, Zurich… Por lo tanto, la variedad de las propuestas sobre las que el escritor mexicano se deja llevar por su experiencia y su erudición es sumamente seductora.
El tema es que la misma diversidad, la gran propuesta del libro, a veces le juega en contra a sí mismo. Cuando uno llega a leer sobre el final “Xenofobia”, la opinión de Fuentes (fuera de encontrarse uno con pasajes de cierto interés) se vuelve un tanto previsible después de haber leído otros textos que le precedieron, como “Educación” o “Globalización”. Algunos, como “Amistad”, “Amor”, “Urbes, ubres” o “Zurich” son muy disfrutables. Un texto como “Hijos”, por otra parte, es portador de un poder desgarrador de emoción; es, de hecho, la confesión de un hombre al que se le ha muerto su descendecia.
Esto es lo que hace que el libro dé algunos barquinazos… Entre el coloquialismo o la rememoración y la cita o la reflexión crítica, esta extensa serie de opiniones de Fuentes tiene puntos altos cuando brilla, justamente, toda la fuerza del autobiografismo (Zurich) y no cuando incursiona en terrenos de especulación filosófico-político-antropológicos en los que el discurso se arma de citas, paráfrasis y, al final de finales, una conclusión personal a veces interesante e iluminadora, otras veces no tanto (“México”, de hecho, podría ser la excepción, es decir, el punto en el que tanto lo vital como lo reflexivo llegan a su perfecta unión en el libro)…

En Zurich, aquella mañana, la situación se repetía, asombrosa, famosa, dolorosa. El circunspecto hombre de letras, el Premio Nobel de Literatura, Mann el septuagenario, no podía esconder, ni de mí ni de nadie más, su deseo apasionado por un muchacho de veinte años que jugaba al tenis en una cancha del Hotel Dolder una radiante mañana de junio del lejano 1950 en Zurich. Entonces, una mujer llegó hasta donde se encontraba su padre, pareció regañarlo cariñosamente, lo obligó a abandonar su apasionada avanzada y regresar con ella a la vida de todos los días, no sólo la del hotel, sino la de este autor inmensamente disciplinado cuyos impulsos dionisíacos eran siempre controlados por el dictado apolíneo de gozar la vida sólo a condición de darle forma.
Para Mann, lo vi esa mañana, la forma artística precedía a la carne prohibida. La belleza se encontraba en el arte, no en el prematuro cadáver de nuestros deseos informes, pasajeros, al cabo corruptos. Fue para mí un momento dramático, inolvidable: un comentario verdadero sobre la vida y la obra de Thomas Mann, el arribo de su hija Erika, visiblemente burlona ante las debilidades eróticas de su padre, suavemente empujándolo de regreso, no al orden de cuculandia, sino al orden del espíritu, de la literatura, de la forma artística, donde Thomas Mann podía ‘tener la chancha y los veinte’, ser el dueño, y no el juguete, de sus emociones.

Calificación: Bueno

Editorial: Seix Barral, Buenos Aires, 2002.
ISBN: 950-731-331-1

Anuncios

Un comentario en “En esto creo, Carlos Fuentes

  1. Carlos Fuentes es uno de mis escritores preferidos, sin embargo este libro no terminé de leerlo. La reseña me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s