Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio, Alice Munro

****
Munro

Nueve cuentos. Nueve grandes cuentos sobre todas las implicancias y las interrelaciones de cada uno de los sustantivos evocados en el título. En el primero de ellos, que da título al libro, una niña un poco retorcida interviene la correspondencia entre su padre y el ama de llaves de su abuelo materno. El ama de llaves, una mujer que parecía poco hecha para un hombre, o poco hecha para el amor, se ve de golpe torciendo el rumbo de su destino de solterona. Pero es la emoción con la que ese personaje se entrega a su destino, el esfuerzo que hace en los pequeños gestos (el indirecto regateo con una vendedora de ropa, los preparativos de un viaje), sumado a la noción que el lector tiene de la precariedad de lo que sostiene a esos gestos, lo que hace que uno quede absolutamente alterado, conmovido. Y los ejemplos siguen y se intensifican en cuentos excelentes como “Puente flotante”, en el que una mujer madura y enferma de cáncer se deja llevar en una pequeña aventura al anochecer junto a un adolescente; o “Consuelo”, que es el relato de las primeras horas de una viuda; o “Poste y viga”, en el que hallamos los pormenores de un matrimonio, el esfuerzo de una mujer por llevar adelante las responsabilidades de un matrimonio feliz o por, mejor dicho, seguir apuntalando las cosas que hacen de ese matrimonio un mundo feliz, sobre todo cuando se produce la aparición de un tercero que trae la novedad de pensar, sólo pensar, en el adulterio. Y así hasta llegar al también excelente último cuento: “Ver las orejas al lobo”, la historia de un hombre que se ve en la obligación de internar en un hospital psiquiátrico a su esposa de toda la vida, como si eso fuera una variante, una metáfora, de lo que es una separación corriente, un divorcio. En todos los cuentos se padece el mundo que rodea a los personajes, y en todos ellos hay una perplejidad de que la vida sea como es que termina convirtiéndose, es asombro, en el detalle que sostiene el relato. Se podría decir que estos cuentos son el recorte de una vida, la selección de momentos en los que los personajes se sustraen y reflexionan sobre esa perplejidad, antes quizás de entregarse nuevamente a la vida, a lo que sea la vida de todos los días.
Ver cómo construye Alice Munro cada cuento es enfrentarse a un dominio notable de la anécdota y el detalle. No parecen por momentos varios de estos cuentos dirigirse a nada en concreto. Las historias se dirigen hacia el pasado, o tocan aspectos más que laterales de lo que se terminará contando, pero en cierto instante cae, con todo su riguroso peso, lo inevitable, el latido agazapado de la soledad.

Kitty dijo que se veía obligada a dejar de lado los santos de Europa oriental y a concentrarse en los de las Islas Británicas, en particular los de Cornualles, Gales e Irlanda, esos santos celtas de nombres maravillosos que eran sus favoritos. A medida que la oía adentrarse en las curas y los milagros, y sobre todo cuando la vos se volvió dichosa, confiada, y los pendientes se pusieron a tintinear, Nina empezó a sentir cierta aprensión. No se le escapaba que podía juzgarse frívolo, decía Kitty, dirigirse a un santo cuando a una se le estropeaba una comida, pero para eso creía ella realmente que existían los santos. No estaban tan encumbrados ni eran tan poderosos para no interesarse por todos esos sufrimientos y tribulaciones, los pequeños detalles de la vida por los cuales nos habríamos avergonzado de incordiar al Dios del Universo. Con la ayuda de los santos, una podía mantenerse en parte en un mundo infantil, con la esperanza en la ayuda y el consuelo que sólo tienen los niños. Debéis ser como los niños. ¿Y no eran los pequeños milagros, sí, los pequeños milagros, los que nos ayudaban a prepararnos para los grandes?

(del cuento “Consuelo”)

Calificación: Muy bueno

Título original: Hateship, Friendship, Courtship, Loveship, Marriage
Editorial: RBA, Barcelona, 2009
Traducción: Marcelo Cohen
ISBN: 978-84-9867-378-4

Anuncios

4 comentarios en “Odio, amistad, noviazgo, amor, matrimonio, Alice Munro

  1. Una capa con todas las letras. Cuentos con alma de novela, con alma de mundo. Cuentos bellísimos. No leí este libro en particular pero leí varios más. Una de mis grandes inspiradoras.

    Gracias y abrazo, F

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s