Marea Blanca, Emilio Martínez

**
Martínez

Próspero es un agente de la M16 –Secret Intelligence Service- al que se le asigna la misión de viajar a Sudamérica para investigar la red de narcotráfico que está repercutiendo por vía sutil pero evidente en Europa. Pronto logra escabullirse en el escenario latino y acceder a cierta información que pone a Bolivia en la mira y a su gobernante Emo Vorales como principal responsable. La novela especula con la idea de que, con la colaboración del gobierno de Colombia y la dirección tutelar de Venezuela, se pretende erosionar los límites estatales y así fundir las naciones en una suerte de confederación de repúblicas socialistas; lo que el narrador define como “un híbrido grotesco del sueño de Simón Bolívar con cierta nostalgia por la Unión Soviética.”
Como se ve, el libro ostenta irreverencia y osadía, lo que nunca deja de agradecerse. Y es que el autor –nacido en Uruguay pero radicado y nacionalizado en Bolivia- lleva varios años ejerciendo un rol incansable desde la oposición al gobierno de Evo Morales. Podría decirse que la señal más concreta de esto fue la publicación de “Ciudadano X”, un best-seller de corte periodístico donde Martínez entrevista a un ciudadano ficticio, omnisapiente y con acceso a fuentes tan diversas como reveladoras, que desenmascara la política de polarización social del mandatario. La novela utiliza ese mecanismo de diálogo para explicar las interesantes conjeturas que hacen a la “marea Blanca”, haciendo las pausas necesarias para insertar algo de misterio y acción.
Sin embargo, el factor narrativo es precisamente el que me parece mal articulado. Aunque conjetural, insisto en que la carga ideológica puede ser interesante; pero dado que todo está inscripto en un marco narrativo, es lógico que el lector reclame un poco más que una mera argumentación. Se necesitan hechos, personajes, situaciones que nos recuerden que estamos leyendo una novela; y los hechos, personajes y situaciones que aquí se plantean son, sin embages,  absolutamente predecibles.
Cito algunos ejemplos. Si una mujer seduce de un modo descarado al detective y lo lleva a la cama, ¿qué es lo más lógico que ocurra? Pues claro, que la mujer se identifique más tarde como una espía contratada por el enemigo. Si hay tres personas y una de ellas lucha con otra para arrebatarle el arma de fuego, ¿qué puede pasar? ¡Corrrrrrecto! Se escapa un tiro que hiere al tercero. Si el protagonista debe hacer contacto con otro agente secreto, ¿dónde y cómo sería juicioso que lo encuentre? Tómese su tiempo para pensarlo, yo lo espero… ¿Ya pensó? ¿Ya está? ¡Eso! ¡Muy bien! Lo halla sentado en un banquito, dándole de comer a las palomas.
Todo esto me hace pensar en las consecuencias que provoca la politización del escritor, cuestión harto discutida. Emilio Martínez comenzó siendo un autor imaginativo y original, dueño de un humor hilarante y disparatado. Lejos de estar en desacuerdo con la necesidad de un cambio de enfoque vital y literario, y recordando grandes novelas políticamente comprometidas, me permito cuestionar la liviandad que causa ese cambio en este libro y en otros, ya no del mismo autor, respecto a la novela como género. Un género susceptible de manipulación donde a esta altura, y como decía Levrero, puede entrar cualquier cosa.

Y llegó el turno de Emo Vorales. Para la ocasión había dejado de lado los costosos trajes de 1.800 dólares con detalles ornamentales indígenas, que creaba para él una famosa diseñadora de alta costura. Tenía que demostrar a sus bases que seguía siendo el mismo dirigente sindical humilde que los había acompañado en la lucha contra la erradicación de la coca ilegal, por lo que apareció con una camisa sencilla de manga corta.

Calificación: regular.
Editorial El país, Santa Cruz de la Sierra, 2009.

Anuncios

10 comentarios en “Marea Blanca, Emilio Martínez

  1. Escueto comentario del siempre locuaz González Bertolino, lo que nos hace pensar en que además del asterisco solitario, indicador de “malo” en la escala del club, al muchacho fernandino no le entusiasma mucho la idea de explayarse al respecto. “Malo, y punto”, parece querer decirnos con ese suscinto signo.

  2. ¿En serio es tan mala la novela? A mí lo de Emo Vorales me parece una cosa fantástica, digna de… de… bueno…justo ahora no se me ocurre ningún premio, pero que alguno se lleva, se lleva…

  3. Maldonadense, puntasteño, puntastecino, maldonadino, maldonadeño, maldopunteño, puntandino, fernandenseño, fernandontoronte, maldonasaurus, “man from the summer kingdom of thr very rich argentinian beautiful people”. Sos inconformable, D.

  4. Igual que el otro fernandino ese, IFDP, que no se decide si quiere haber nacido en Maldonado, en San Carlos, en Tacuarembó o en Uruguaiana, cuando todos bien sabemos que vino al mundo en Juan Soler.

  5. 1) La reseña de la novela politizada me hizo acordar a una de Chavarría -“Una pica en Flandes”- que adolescía más o menos de los mismos vicios pero, por lo que leí, un poco mejor narrada y de signo ideológico opuesto.
    2) Damián es “kennedyano” (kennedyanus epifitus, en nomenclatura científica, del reino Plantae). Y yo, como he sabido, fijé mi lugar de nacimiento en Treinta y Tres y me he avecinado en el Biarritz de Maldonado (bello lugar que cuenta con parrillero al cual se invita a todas vuestras mercedes). Lo cual me hace, recurriendo a un promedio de kilómetros, más o menos de Aiguá o Mariscala. San Carlos no, aunque allí he defendido los colores. Tampoco minuano, que me sobra un poco. Pelotense vocacional, pelotudo por naturaleza.

  6. Emilo Martinez un mercenario de la derecha boliviana,asi de simple,el Poder Narco-Mafia-Contrabando-Politica justamente nace en tiempos de Banzer,del narcomiltar,narcodictador y el mas corrupto de la historia y que casi el total de los politicos opositores formaron parte del partido del ex narcomiltar,otros apadrinados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s