Los duros nunca ríen, Norberto Costa

**
Costa

Esta novela, merecedora del Premio Dashiel Hammett al mejor policial del Río de la Plata en el 1992, no pudo colmar mis expectativas. Y esto puede haber sido por diversos factores. Uno de ellos es mi poca experiencia como lector de novela negra. El otro es por la propia creación de una doble trama. Me explico: tenemos, por un lado, el policial en sí: James Callaghan, el detective privado, intenta descubrir quién asesinó a la modelo de la agencia “Cream” Susan Atkins, hija de un adinerado dentista, que a su vez es uno de los principales sospechosos; junto a su esposo Collins y otra modelo que pareciera haber quedado rencorosa porque perdió contra Susan en una competencia de belleza, Brenda. Eso sin contar los amantes que ambos (Susan y Collins) tenían. Tanto el padre de Susan como su marido contratan detectives privados: el grandote y Jack Forrest respectivamente; por lo que el prototipo del policial se ve atacado por ese lado: de la clásica “mente brillante” de Dupin o Sherlock Holmes, pasamos a un intrépido Callaghan que tiene como competencia a dos mequetrefes, cosa que convierte la situación en un circo de detectives. Esta es una de las historias. Y tenemos, por otro lado, a un hombre que mira en su televisión (con estúpidos reclames intercalándose de por medio, que son los que le permiten comer, bañarse, estirar las piernas, etc., además de servir para que el hombre critique los medios de comunicación masiva) la serie policial susodicha. Es decir, se da la típica historia dentro de la historia. Hasta acá no habría suficientes razones para afirmar que la novela no alcance el visto bueno. Es cierto. La novela no alcanza el satisfactorio por la forma en que articula ambas historias, la forma en que el hombre que mira la serie que nosotros estamos leyendo nos “gana de mano” en todas las reflexiones y suposiciones que importan al caso. De a poco, ese hombre nos quita la participación activa que debería tener (a mi modestísimo entender) todo lector de un policial. Ese hombre crea un efecto de extrañamiento, al mejor estilo brechtiano, que tal vez en el teatro tenga un efecto distinto, pero que no funciona en esta novela.

Sobre una repisa desbordante de retratos de Brenda, Callaghan descubre una extraña estatuilla con la forma de una medialuna y en la base una plaqueta con la leyenda “a la más bella de las estrellas”. El detective cubre con su espalda la visual de la mujer, mientras saca un cigarrillo y, antes de encenderlo, lo coloca un segundo sobre la base de la estatuilla.
Esa medialuna debe ser la “C” de Cream –piensa el hombre frente al televisor-. Y esa estatuilla es la que sostiene Brenda en la fotografía del periódico y bien podría ser la misma con la que golpearon a Susan Atkins hasta despedazarle la cabeza. Y tal vez, ese cuadrado negro que tiene en la base, haya dejado la huella que estaba sin tierra sobre el televisor de Susan.
Aparentemente Callaghan piensa lo mismo, porque, como al descuido comenta:
-De acuerdo. Voy a comenzar a hacerme a la idea de que no podrá trabajar con nosotros. A propósito: veo que ha ganado algún concurso de belleza…
Eso es exactamente –piensa el hombre- lo que no debió haber preguntado.

Calificación: Regular
Editorial:  Graffiti, Montevideo, 1992.
ISBN: 9974-551-03-x

Anuncios

6 comentarios en “Los duros nunca ríen, Norberto Costa

  1. Pedro: Eso es justamente lo que yo sostengo, que el efecto de extrañamiento en la narrativa no es saludable, y que solo logró su consumación, digamos, con el teatro vanguardista.

    Rodolfo: Sí, lo sé, es parodia; estaría bueno si ocurriera una o dos veces a lo largo del libro, pero si todo el tiempo el hombre te da las pistas y siente, se aburre, protesta y se alegra por el lector, no le veo la gracia… Pero, repito, no sé si esto está bien visto en el policial porque no le soy asiduo… Usted dirá…

    Abrazo a ambos y gracias por comentar…

  2. Para vuestra información donde figura el signo de pregunta les comento sobre NORBERTO COSTA, nace el 2 de Septiembre de 1950
    A lo largo de su carrera ha cosechado importantes premios literarios en la Argentina y en el extranjero.
    Premios literarios:
    1985, su cuento Los Grises del Arco Iris, obtiene un importante premio en el concurso “Cuentos de Oficina” organizado por Expoficina juntamente con la revista “Cultura” (Buenos Aires)
    1986, su cuento Territorios gana en España el premio “Hucha de Plata” seleccionado entre 2.955 cuentos (Madrid)
    1987, su libro Los Gitanos Roban a los Niños, obtiene el Premio Fondo Nacional de las Artes (Buenos Aires)
    1990, su cuento Siesta es galardonado con la Primera Mención de Honor en el Certamen Internacional Premio Gala, en Miami (EE:UU)
    1992, su novela Los Duros Nunca Ríen, gana el Premio Dashell Hammett de Novela Policial del Río de la Plata, organizado por la editorial Graffitti (Uruguay)
    Enero 1997, su relato Despertar gana la Mención Especial del Premio Internacional de Relato Hiperbreve “Círculo Faroni” (Madrid)
    Octubre 1997, con La Calle Victoria, gana el Primer Premio del Concurso “Un cuento para armar” organizado por la revista Tres Puntos. (El desafío consistía en continuar y terminar un cuento, cuya primera página, fue escrita especialmente para el Concurso por el prestigioso escritor Abelardo Castillo). (Buenos Aires)
    Obra póstuma Diciembre 2006, cuentos Blues en blanco y negro con un toque de color, edición exclusiva para familiares, amigos y colegas.
    Fallece el 28 de Diciembre de 2006 el día de los Santos Inocentes.

  3. Gracias por la info, Greta. Pusimos un signo de interrogación por el simple hecho de que no conseguimos una imagen del autor. Saludos y gracias por leer nuestra página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s