Mundo Anillo, Larry Niven

Niven
****

Uno de los últimos ‘popes’ de la CF estadounidense actual, Niven se destaca además por ser gran defensor de la Ciencia Ficción dura, es decir, aquella que sobresale por tener una rigurosa consistencia científica en sus ideas y planteos, jugar con aquello de que lo que cuenta es siempre posible. Esta novela que aquí nos ocupa es la primera de su más reconocida serie, pero se lee de manera totalmente independiente. El Mundo Anillo del título es un lugar desconocido, pero al parecer poseedor de una tecnología y desarrollo que motiva a los Titerotes (una de las tantas razas alienígenas que desarrolla Niven con credibilidad y precisión, seres que destacan por su avance tecnológico y una proverbial cobardía) a organizar una expedición en su búsqueda y exploración. A la antedicha expedición se suma un Kzin (otro exponente de una raza alienígena, notorios por su brutalidad y conocimiento militar) y dos humanos: la sorprendente (por razones que se irán explicando a medida que avanza la novela) Teela Brown y Luis Wu, quien será nuestro narrador y protagonista, uno de los últimos viajeros intergalácticos humanos, que lleva vividos la friolera de 200 años.

Niven desarrolla con entusiasmo este universo futurista y, dato muy importante, lo hace con verosimilitud y convicción. Además, y no es menor, plantea una estupenda aventura (estamos ante una exploración galáctica, que también!) cargada de emociones y acertados golpes de humor, que tiene su base fuerte en la interacción de sus personajes (todos ellos muy bien delimitados a partir de su carácter extraterrestre, digamos). Hay momentos donde nos encontramos presenciando directamente una matinée de aventuras, en el mejor sentido de la idea, mil emociones por minuto, peligros constantes, etc. Apenas se le puede cuestionar (y esta es una crítica muy personal) que abusa en algún momento de su carácter “científico”, cuando ya planteó toda la situación y uno tiene asumido todo el carácter CF, continúa aportando nuevos conceptos, nuevas ideas, en una suerte de afán “iluminista”, lo que termina por interrumpir el desarrollo de todo lo que está contando, elemento que llega a cansar pasadas las 300 páginas de lectura.

Habían aterrizado en una zona despoblada rodeada de bajas colinas. Ahora que las colinas ocultaban el falso horizonte y la luz del día hacia invisible el Arco, nada diferenciaba el lugar de un paisaje de cualquier mundo humano. La hierba no era exactamente hierba, pero era verde y formaba una alfombra sobre aquellas partes que deberían estar cubiertas de hierba. Había tierra y rocas,  y arbustos con verdes hojas y nudocidades practicamente en el lugar justo.

La vegetación, como ya había señalado Luis, tenía un inquietante parecido con la de la Tierra. Había matorrales donde uno esperaba encontrar matorrales, y zonas desnudas justo donde uno esperaba hallarlas. Los instrumentos de sus aerocicletas indicaban que las plantas eran semejantes a las terrestres, incluso a nivel molecular. Del mismo modo como Luis e Interlocutor poseían algún remoto antepasado unicelular común, los árboles de este mundo también podían considerarse emparentados con ambos.

Calificación: Muy bueno.
Título original: Ringworld (1970)
Traducción: Mireia Bofill.
Editorial: Ediciones Martínez Roca, Barcelona, 1976.
ISBN:  950-614-428-I

Anuncios

5 comentarios en “Mundo Anillo, Larry Niven

  1. ¡¡Bienvenido, RODOLFO!!
    Primero, porque sos una persona con la que es un placer hablar de literatura.
    Segundo, porque siempre me intrigó saber qué leías y esas cosas por el estilo. Ahora voy a poder satisfacer esa curiosidad.
    Abrazo grande.

  2. ¡Bienvenido, Rodolfo! Ahora, además de mi competencia bajo los tres palos, sos mi competencia en Catadores, jeje.
    Me gustó la reseña. Me dejó cierta intriga, ciertas ganas de investigar, eso de que la CF que más se ajusta al género mismo es la que más solidez de conceptos científicos demuestra, y la que más verosímil se vuelve por esa razón…

    Un gustazo tenerte por acá…
    ¡Un abrazo!
    A.A

  3. Gracias!

    Archi, me perdiste un poco con tu comentario…”eso de que la CF que más se ajusta al género mismo es la que más solidez de conceptos científicos demuestra, y la que más verosímil se vuelve por esa razón”. Yo nunca digo eso. Digo que esta novela en particular, pertenece a las de CF dura, que son las más cientificamente correctas, digamos. Pero las de CF blanda (Bradbury, por decir uno) pertenecen y se ajustan al género tanto como las otras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s