El Gatopardo, Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

Lampedusa

*****

Se trata de una novela sobre la nobleza siciliana de mediados del Siglo XIX. Don Fabrizio es el Gatopardo, el último de una estirpe de príncipes que han hecho y deshecho la historia del lugar de acuerdo a sus antojos y particular benevolencia. Se trata, entonces, de una novela de personaje, donde el lector seguirá casi de forma íntima las acciones y los devaneos de este hombre que siente que el mundo que lo cobijó y lo respetó ahora será sustituido por esas nuevas formas republicanas y unificadoras que llegan en esos barcos garibaldinos, circunstancialmente anclados en el puerto y prontos a dejar bajar cientos de revolucionarios.

Pero las revoluciones no siempre atentan contra los poderosos. En esta novela en particular, los poderosos salen favorecidos con la revolución. Nadie los toca, todos los respetan, incluso aquellos que pregonan la caída de las viejas instituciones.

Todo lo anterior sirve de marco histórico para lo que realmente importa de este muy buen libro de Tomasi di Lampedusa. Y lo que importa es, como en toda buena literatura clásica, la relación de los personajes con cosas, ideas y sentimientos tales como el amor, la muerte, el honor, la felicidad y el resto de los hombres. Allí es donde esta novela, criticada en su momento por plantear una visión muy poco crítica de la nobleza, una visión más bien condescendiente con sus viejos vicios, se vuelve penosamente brillante. Las penas de amor de Concetta, hija de don Fabrizio y enamorada de Tancredi, sobrino de aquél, duran toda una vida. El amor a menudo sincero que Tancredi experimenta por Angélica, una representante de la nueva clase republicana en ascenso, es decir, sin títulos nobiliarios pero con dinero para que aquellos que poseen los títulos se convenzan de desposarla, se retuerce después en el conflicto y la circunstancial infidelidad.

El Padre Pirrone y el perro Bendicó (este último encargado de abrir y cerrar el relato de forma circular, magistral) se convierten en personajes que entran en esa categoría de entrañables, al igual que algunos de los relatos laterales con los que el narrador adorna el desarrollo episódico de esta novela bellísima, altamente recomendable.

Al final unas palabras sobre Giuseppe Tomasi di Lampedusa (Palermo, 1896 – Roma, 1957): ninguna de las famosas editoriales italianas a cuyas puertas golpeó este príncipe (porque eso era este escritor) se interesó en publicarle esta novela durante su vida. Sólo el convencimiento de su mujer de que la obra valía la pena logró hacer posible esa publicación, dos años después de la muerte del autor, que no se supo escritor y mucho menos escritor de un tan sonado best-seller.

“Todos estaban tranquilos y contentos. Todos, excepto Concetta. Esta había abrazado y besado a Angélica, también había rechazado el “usted” de su tratamiento y pretendido el “tú” de su infancia, pero allí, bajo el corpiño azul pálido sentía atenazado el corazón. La violenta sangre de los Salina se despertaba en ella y bajo su lisa frente se fraguaban fantasías de envenenamientos. Tancredi estaba sentado entre ella y Angélica y con la cortesía puntillosa de quien se siente culpable dividía con toda equidad miradas, cumplidos y bromas entre sus dos vecinas. Pero Concetta sentía, sentía de una forma animal, la corriente de deseo que circulaba desde el primo hacia la intrusa y su entrecejo se ensombrecía: deseaba matar tanto como deseaba morir.”

Calificación: Excelente

Título original: Il Gattopardo
Traducción: (sin datos)
Editorial: Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 2010.
ISBN: 978 9974 – 1 – 0666-6

Anuncios

6 comentarios en “El Gatopardo, Giuseppe Tomasi di Lampedusa.

  1. Agradezco a mi editor especial de catadores y aviso que en su encomiable labor, justamente, se había comido el primer párrafo. Ahora quedó completita la reseña con las imágenes correspondientes y las estrellitas!!!
    Abrazo a todos.

  2. Pedro, amigo, flamante padre:

    Antes que nada, bienvenido.
    Minutos antes de leer tu reseña estaba proyectando leer todos los libros de Banda que por una u otra razón no había podido leer; y mi mente se detuvo específicamente en esta novela. Y ahora me encuentro con tu reseña. ¿Casualidades? Hace años que no creo en ellas.
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s