Miramientos, Javier Marías

***
Marías

Desde niño, y por herencia paterna inevitable, Javier Marías cultivó un amor apasionado por las letras y los escritores. De hecho, en alguno de los ensayos de “Pasiones pasadas” (1991) evoca los saltos y fintas que debía dar en su vieja casa para eludir las altas columnas de libros que su padre, el filósofo Julián Marías, diseminaba por el lugar, fascinado en su caos de genio. Pero ese amor o devoción alcanzó con el paso del tiempo el carácter de una sacralización. Una muestra de ello es el libro “Vidas escritas” (1992), donde Marías realiza un comentario caprichoso de muchos escritores extranjeros, siempre luciendo esa verbalidad tan vasta –por momentos retórica o regodeada en su artificio, por otros perfectamente ajustada- propia de los prosistas españoles; a lo que se agrega la erudición de un roedor y el humor intelectual de alguien que logra escindirse de la loable alabanza a los maestros y se permite un momento para la burla o el ridículo.
Este breve trabajo, “Miramientos”, destila de “Vidas escritas” pero pretende saldar alguna de sus cuentas pendientes con el mundo hispanoparlante. Aquí el autor realiza una descripción detallada y sensible de ciertos retratos fotográficos a escritores en lengua española: Juan Benet, Adolfo Bioy Casares, Victoria Ocampo, Horacio Quiroga, Neruda, Borges, García Lorca, por mencionar a los que más recuerdo; y se guarda un “autorretrato farsante” para la estocada final. Los textos fueron originalmente publicados en la revista Cuadernos Cervantes, y son otra muestra de versatilidad, ludismo y admiración.
Si bien la fotografía ya presupone la presencia de una mirada y de una estética adherida, Marías se propone crear la imagen de la imagen, es decir, descubrir la mirada de un ojo dentro de otro. Y lo cierto es que logra una pintura que enriquece y vivifica el aparente acartonamiento de la foto. A través de pinceladas finas y contundentes, arremetidas impetuosas y conjeturas dispares, sabe imprimir movimiento, gracia, gravedad o indiferencia según el caso. Sorprende la intuición con la que sopesa el valor de los ojos, los gestos, las posiciones, y por algún mecanismo secreto el lector le da la razón. La fuerza verbal que combina objetividad y lirismo, más el adiestramiento de esa mirada punzante que perfora el cartón para llegar a la piel, hacen que el libro trascienda su fachada de ejercicio literario. Es otro modo de literatura.

Llama la atención ese pelo blanco y gris brillante, parece la superficie en día nublado de un mar en calma… [sobre el retrato de Juan Benet]

La mirada, sólo adivinada al estar de perfil, es levemente melancólica pero está llena de sinceridad, parece la de un hombre conforme con lo que le ha tocado; no resignado, que es cosa distinta, sino acostumbrado a aceptar sin ningún aspaviento lo que le va llegando, bueno o malo, y acostumbrado desde luego a no buscar ni a intrigar ni a atropellar ni a adular ni a empujar (es alguien sin ansias). [Sobre Adolfo Bioy Casares]

Calificación: Bueno.
Editorial Sudamericana, Debolsillo, Argentina, 2008.
ISBN: 978-987-566-371-8

Anuncios

Un comentario en “Miramientos, Javier Marías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s