El observatorio, Michael Connelly

Connelly
***

La tradición de la novela policial negra encuentra su origen en Estados Unidos. Sin dudas, la Santa Trinidad del género proviene de dicho país (Dashiell Hammett, Raymond Chandler y Ross MacDonald) y durante casi todo el siglo 20 aquellos autores que realizaron los máximos aportes al género son también norteamericanos. Sin ánimo de ser injustos, se puede afirmar que un francés como Georges Simenon es claramente una excepción dentro de una clara hegemonía que proviene de un sólo país. Sin embargo, el siglo 21 ha encontrado las cosas dadas vuelta y la primera plana actual del género proviene sobre todo de Europa (Henning Mankell, Andrea Camilleri, Petros Markaris) o incluso África (el imprescindible argelino Yasmina Khadra). Dos escritores, uno veterano, el otro no tanto, resisten como sólidos bastiones del género en EEUU: Elmore Leonard y James Ellroy, pero no menor (o al menos, amenaza cada día más en serlo) es el reciente aporte de Michael Connelly y la saga dedicada al policía Harry Bosch (iniciada en 1994).

El detective Hieronymus Bosch es protagonista, hasta el momento, de 14 novelas y para la novela que aquí nos ocupa, cuenta con 56 años de edad y se le notan. Esta es la penúltima historia escrita por Connelly sobre su máximo personaje y probablemente nunca antes lo hemos visto tan decidido y contundente. Justamente, la novela en sí no es nada del otro mundo (el argumento, un asesinato que desemboca en un asunto sobre material radioactivo y terroristas, perfectamente podría haber sido escrito por Tom Clancy) y Connelly opta por su mejor baza, que no es otra que el propio Bosch. La obra es breve además y se narra con el vértigo que da una narración en “tiempo real” por así decir (entre que Bosch inicia la investigación y su resolución, pasan apenas 12 horas) y no pierde tiempo en desarrollar tampoco a los personajes secundarios. En cambio, Bosch es más Bosch que nunca, hosco, retraído, mezquino con la información para con todos (su compañero novato, el FBI con el que se ve obligado a trabajar), individualista, terco y cabezota.

Y es en esta decisión de Connelly donde subyace el mayor acierto de la novela. Realmente el lector termina por disfrutar como perro con dos colas siguiendo al veterano detective de homicidios, mientras se caga en todos (superiores o toda persona que se cree- o lo tiene- con derecho a quitarle la investigación), burla al burocrático FBI y resuelve el caso en definitiva (hay que acotar que el “giro” a la historia se adivina desde bien lejos, no tanto su carácter, sino la certeza de que hay ciertamente un “giro”). Luego de haberlo visto sufrir en tantas otras novelas (de las que se recomiendan ampliamente “La Rubia de Hormigón” y “El Vuelo del Ángel”) es un descanso para el lector habitual disfrutar de su querido protagonista sin verlo pasar tantas penurias. Pero para el lector que se inicia en la serie de Bosch, es mejor optar por otra obra.

Bosch empezó a alejarse, pero entonces se detuvo. Quería decir algo, pero vaciló.
-¿Qué?- dijo Hadley-. Dígalo.
-Sólo estaba pensando en un capitán para el que trabajé una vez, hace mucho tiempo y en otro lugar.  No paraba de dar pasos equivocados y sus cagadas costaban vidas de buena gente, así que finalmente tuvo que parar. Ese capitán terminó muerto en una letrina a manos de sus propios hombres. Contaban que después no podían separar sus partes de la mierda.
Bosch se alejó, pero Haldey lo detuvo.
-¿Qué se supone que significa? ¿Es una amenaza?
-No, es una historia.

Calificación: Bueno.
Titulo Original: The Overlook (2006)
Traducción: Javier Guerrero
Editorial: Roca
ISBN: 978-84-96940-79-6

Anuncios

5 comentarios en “El observatorio, Michael Connelly

  1. Pregunta de un lego: ¿dónde entra James Cain en el panorama del policial norteamericano? Porque yo lo tenía ubicado más o menos en un segundo orden tras Hammett y Chandler…

  2. Y está bien ubicado, en mi humilde entender. Cain, junto con Thompson, Charles Williams, Chester Himes, David Goodis, etc, son un segundo orden, no tanto por calidad, sino más bien por fama.

  3. Me encantó encontrar una crítica sobre Connely, porque me confirma que no soy el único que lo lee. Justamente The Outlook es uno de los que me faltan, lo que pasa es que MC produce más barato por docena… me encantan las intertextualidades con Chandler y otros (daría para hacer un libro solamente sobre eso). Una pregunta para Santullo: ¿compartes la apreciación de que Hammet fue el precursor, Chandler el más importante, Ross McDonald el que intentó continuar y Connely el que resucitó la novela negra 30 años después? Saludos a todo el equipo. Gracias.

    1. Digamos que la comparto en un…75%, con matices digamos. Hammett es el precursor, es cierto, pero no se puede negar los aportes de W.R. Burnett en esa misma época. Chandler es emblemático e imprescindible, pero no sé si el más importante (tampoco sabría decir quien lo es). El peso de McDonald es muchisimo, creo que no se le ha hecho justicia aún como se debe. Y creo que Connelly es uno de los responsables de la buena salud de la novela negra, junto con Ellroy y Leonard (aunque este último no es santo de mi devoción).
      Muchas gracias por pasar Eduardo, abrazo!

  4. Apenas días de descubrir el blog, y hoy me ha dio por explorar En Escritores Reseñados y ver el nombre de Michael Connelly me llamo pues ha reserva de algunos títulos creo tiene unos muy resultables. Uno de mis libros preferidos en novela negra pertenece a este autor: El Poeta, ha sido objeto de relectura (aunque su continuación Cauces de Maldad no me gusta, no me gusta). Otros títulos recomendables Hielo Negro que debe acompañarse con El Eco Negro. Saludos. Me haré con el título de esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s