El hombre invisible, H.G.Wells

Wells
*****

Casi setenta años antes de que Neil Armstrong pusiera un pie en la luna, Wells había ideado a dos extravagantes hombres que, en su “Cavorita”, lograban la hazaña. Pero “Los primeros hombres en la luna” (1901) no fue su única novela predictiva; “La guerra de los mundos” (1898) no se descarta como tal, pues sabemos que hay muchas asociaciones a lo largo y ancho del mundo que se dedican a encontrar vida extraterrestre. Incluso la NASA parece ocultar esa información. “El Hombre Invisible” (1897) tampoco debería escapar a este grupo de “novelas predictivas”. La fundamentación que Griffin (El Hombre Invisible) le da al doctor Kemp en su monólogo pasada la mitad de la novela es de una escalofriante verosimilitud científica. Este catador había sentido el mismo vértigo cuando leyó en “Los primeros hombres en la luna” aquella explicación ininteligible que Cavor le hace a Bedford sobre cómo anular la gravedad y cómo crear la “Cavorita”. Es decir, el rigor intelectual de las novelas de ciencia ficción wellesianas logra, sin ningún tipo de exageración, hacer dudar al lector sobre la posibilidad de que los sucesos fantásticos que en la novela se están contando se vuelvan reales algún día. A principios del siglo pasado nadie hubiera tomado a “Los primeros hombres en la luna” más que como una novela con mucha imaginación. Hoy sabemos que es posible. ¿Por qué, entonces, negar la posibilidad de la invisibilidad?
Por otro lado, y desde una interpretación mucho más literaria, podemos considerar la invisibilidad de Griffin como un símbolo de “lo diferente”, “lo otro”; de ahí que, desde el discurso de la tolerancia a la diversidad que rotula a nuestra sociedad actual, nos vinculemos fuerte y afectuosamente con el transparente personaje, al menos en los primeros capítulos de la novela. Pero, ¡vaya ironía!, la transparencia física del personaje es un perfecto velo para ocultar sus nada transparentes objetivos, por los cuales había buscado la invisibilidad: conquistar el mundo. Desde esos sentimientos encontrados es desde donde concebimos al personaje, no podemos ni amarlo ni odiarlo, solo seguimos sus intentos de enfrentarse al género humano desde una postura de lector pasivo.
Por último, parece repetirse un esquema de personajes en ambas novelas de Wells. Y ese esquema es el de dos personajes: 1) el genio, el que busca trascendencia. 2) el compañero de viaje que lo traiciona. Nótese cómo, en el fondo, Cavor y Bedford son El Hombre Invisible y Kemp respectivamente. Los primeros buscan lograr sus objetivos y los segundos los traicionan.
Tras la lectura de “El Hombre Invisible”, no vacilaremos en aceptar la excelencia de este relato. La cita pertenece a la misiva que El Hombre Invisible  le envía a Kemp juzgando su traición:

Ha sido usted admirablemente audaz y astuto – decía el mensaje -, aunque lo que va a ganar usted con eso no lo veo. Se ha puesto usted contra mí. Me ha vendido. Durante un día entero me han perseguido ustedes, han intentado privarme de alimentos, han tratado de robarme una noche de descanso. Pero he tenido qué comer, a pesar de ustedes, he tenido dónde dormir, a pesar de usted, y la partida no ha hecho más que empezar. Acepto el reto. Y, por mi parte, solo una cosa tengo que hacer: decretar el terror. Estas líneas anuncian, pues, el primer día de terror. Puerto Burdock no es ya de la reina… Dígaselo usted así a su coronel y  jefe de la policía, y a todos los demás; desde este mismo momento queda a mis órdenes…, queda bajo el reino del Terror. Este es el Día Uno del Año Uno de la Nueva Era…, la Era del Hombre Invisible. Yo soy Invisible I. Para empezar, quiero que la tarea sea fácil. Hoy, primer día de mi reinado, ordeno y mando: habrá una sola ejecución…, y esta será tanto por vía de ensayo como para ejemplo… Morirá un hombre llamado Kemp.

Calificación: Excelente.
Título original: The invisible man (1897).
Traducción: H. F. Engel.
Editorial: Nuevo Siglo, Buenos Aires, 1977.
ISBN: –

Nota: La imagen no es de la  portada del libro, sino la del film de James Whale, de 1933, basado en la novela, ampliamente recomendable.

Anuncios

17 comentarios en “El hombre invisible, H.G.Wells

  1. ‘“La guerra de los mundos” (1898) no se descarta como tal, pues sabemos que hay muchas asociaciones a lo largo y ancho del mundo que se dedican a encontrar vida extraterrestre. Incluso la NASA parece ocultar esa información.’

    Teorías conspirativas Archie? En serio? Te parece?

    1. No voy a hacer del tema una bandera ni comenzar a militar por eso ni comprarme mil libros new age que expliquen que las pirámides de Egipto, en realidad, fueron construidas por macacos verdes. Nada de eso me interesa. Pero creer que de todo el vastísimo universo, el planeta tierra es el único lugar con vida es un poco ombliguista. Y lo de la NASA, bue… era para darle color a la reseña…
      Un abrazo!

  2. En realidad yo creo que en “La guerra de los mundos”, según recuerdo, ven los puntitos que se dibujan en el suelo marciano (que son las expediciones saliendo a la Tierra) medio de rebote, ¿no? Puede ser. No tengo la novela a mano. Es decir, no me acuerdo de que hubiera una organización que los detectara.

    1. Yo no decía que EN la novela había una organización que los detectara. Yo decía que las novelas de Wells que mencioné bien podían agruparse en el conjunto de “novelas predictivas”, por el hecho de en su
      época trataron un tema innovador, pero después se volvieron temas mucho más trillados por el hecho de ser científicamente comprobables o ,al menos, postulables, como la llegada a la luna (comprobable) y la vida extraterrestre (postulable).
      Capaz que en lugar de explicar, enredé…

      ¡¡¡Abrazo!!!

  3. Lo que más me gustó de Wells es “Los primeros hombres en la Luna”.
    De “La guerra de los mundos” recuerdo que me gustó muchísimo esa introducción que Spielberg en su versión fílmica dejó casi tal cual, eso que dice: “Sin saber nos están observando” o algo así. Inevitablemente sentí una nostalgia por la voz de Orson Welles cuando me enfrenté a ese pasaje de la película con la voz en off… Otro pasaje que me gustó mucho de la novela “La guerra de los mundos” es “El hombre de Putney Hill”. Y después viene ese episodio impresionante en el que el protagonista debe quedarse horas quieto y en silencio porque un marciano lo acecha. Cosa que supo adaptar muy bien Spielberg. ¿Alguien vio la película de los años ’50?…

    Otro gran cuento de H.G.Wells… “La puerta en el muro”, muy en la sintonía de un gran cuento de Arthur Machen llamado “N”… Muy recomendables.

    1. Vi la de Byron Haskin de los 50s y la de Spielberg, ambas me gustaron. Son dos maneras absolutamente distintas de filmar CF, ambas hijas de su época, creo.

  4. Me gusta “La isla del Dr. Moreau”. Muy buena…
    Y me gustan ambas películas, la de los ’50 y la de Spielberg… pero entre las dos, el manejo del suspense que tiene la de Spielberg es impresionante.
    Abrazos, chicos.

  5. Agreguemos dos cosas más:

    La primera, que cada vez que Julio Verne leía o conocía el argumento de una nueva novela de H.G.Wells se arrancaba los pelos del disgusto. Yo uso la ciencia, dicen que decía, él la tergiversa…

    Lo segundo, que los experimentos con materiales invisibles ya son una realidad, ¿no?

    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s