La noche que no se repite, Pedro Peña

Peña
***

Juan Manuel y Esteban quieren gastarle una broma pesada al gordo Pablo, el patético repartidor del Bar del Pocho, un pobre loco, un adolescente cuyas pretensiones no van más allá de masturbarse espiando a la vecina, resignado a la vida inmutable del interior del país. En principio, el plan es muy sencillo: hacer el pedido telefónico, dar la dirección de un lugar siniestro y apartado para evitar testigos, y luego desplegar un simulacro de robo para reírse del cagazo del gordo. Antes de que todo esto ocurra, el lector conoce algunos rasgos biográficos generales de la víctima que si bien lo ponen a su favor no por eso reducen el deseo o la expectativa de verlo en ridículo. Y he aquí el primer factor que hace a la solidez de esta novela: el deliberado distanciamiento respecto al estereotipo, la eficacia para desarrollar personajes con relieve que son como el resultado de la suma algebraica de fuerzas opuestas.
Pero ese lugar de la periferia donde la noche se espesa y desdibuja el contorno físico de las cosas, ese sitio que bien podría definirse como la noche en estado puro, envuelta en su propio misticismo, ha sido pautado previamente para el encuentro de dos mafiosos con un asesino profesional que formará parte de su próximo robo a la estancia de Méndez. Todo marcha bien hasta que interviene el azar –o Dios- y esas líneas paralelas varían levemente sus angulaciones.
Poco después de que Juan Manuel y Esteban ponen punto final a la broma y dejan al gordo Pablo solo, aparece la camioneta de los mafiosos y estos lo confunden con el asesino que vienen a recoger. Es aquí donde la noche adquiere su verdadero sentido, su definición a partir del influjo romántico que ejerce sobre el hombre, su capacidad para impregnarlo de anonimato, de una sensación de libertad donde el rol social se vuelve difuso y se abre la puerta para la concreción de los deseos más ocultos. Entonces el gordo Pablo acepta ingenuamente el equívoco y se transforma en Mauricio, el hombre con la misión de matar a una familia.
A partir de aquí la historia se sume en un efecto “bola de nieve” y se va poblando de nuevos personajes y situaciones que afianzan y complejizan el equívoco inicial. Hablamos de una novela polifónica que por momentos hace del thriller psicológico una suerte de thriller existencial, que interpreta la cercanía del peligro como un aliciente para la resolución de preguntas que han estado enterradas durante mucho tiempo. Es, además, una novela claramente planificada que se guarda bajo la manga esas vueltas de tuerca tan requeridas por los fanáticos del género.
Luego de haber demostrado en Eldor una mirada sensible y extraña en el campo de la ciencia ficción uruguaya, Pedro Peña confirma con esta novela la versatilidad de su escritura. Sólo Dios sabe lo que sigue.

Ya camina por las calles de alguna ciudad ese que disparará el tiro, enterrará el puñal o apretará la cuerda sobre nuestro cuello. Porque de seguir, no otro camino me espera. ¿Suena a que no tengo miedo? Suena mal, entonces, porque sí que lo tengo. Como lo tenían cada una de las diecisiete personas que me ha tocado matar. Quién será es algo que no puedo saber. Si lo supiera haría todo lo posible por no encontrarme con él. Pero lo más probable es que ya nos hayamos cruzado. En estos nos conocemos casi todos.

Calificación: Bueno.
Editorial: Altazor, Lima, 2010.
ISBN: 978-6124-053-28-3

Anuncios

8 comentarios en “La noche que no se repite, Pedro Peña

  1. Buena reseña. Dan ganas de seguir leyendo al amigo Peña después de Eldor. Ahora que me acuerdo de Eldor me re caliento, porque me lo robaron ese libro…

    1. Che, nene… ¿Qué te pasa?
      Te tienen de hijo con los libros que te afanan. Como diría el gran Carlo: ¿Ipa? ¡¡¡Avivaaaate!!!
      PEdro: escribite una novela sobre la vida de Fabián.
      🙂

  2. ***
    Estoy de acuerdo en la calificación.
    Es un libro cuyo lectura se me hizo muy entretenida por momentos. Y eso del gordito en la moto, faaaaaaaaaa, cómo me reía cuando me lo imaginaba al infeliz. Jjaja…
    Creo que una cosa que quiere dar a entender Pedro en este libro es la “sensación de ciudad”. Es decir lo que tiene que ver con el entrecruzamiento y la simultaneidad de fenómenos que se comprimen en pocos kilómetros a la redonda y que convergen de pronto en un punto o en alguien. Es el tema del azar, o de las causas y sus consecuencias, desde luego. Pero creo que lo de la simultaneidad es lo que vuelve un poco inquietante a estas páginas.
    Abrazo grande.

  3. Fabián: gracias por tu comentario. Lamento no tener muchas novelas más como para pasarlas a todos, pero hay un par en la vuelta que se pueden ir pasando!!! Ojalá recuperes el libro (y los otros a los que alude D.).

    Damián, cuando estaba escribiendo esas cosas te juro que iba pensando eso que vos marcás de la sensación de ciudad, pero a posteriori, es decir, fue saliendo sin intención. Otra cosa importante que influyó (esta sí, a priori), aunque te parezca mentira, tiene que ver con un comentario tuyo acerca del libro de Valentín, algo así como que con Jaula se empezaba a ficcionalizar Maldonado, y yo me dije que si bien San José ya tenía sus Sombras sobre la tierra , podía ser el momento de comenzar a ficcionalizarla con nombre y apellido. Si a esto sumo que el tema de Ya nadie vive en ciertos lugares lo saqué de un comentario de Valentín sobre una tarea periodística, eso da la pauta de la importancia que en mis modestos escritos han tenido mis amigos de la mítica LLB y la incomparable Iscariote. Además D., vos tenés mucho que ver con la edición final de esta novela, al igual que Nacho.
    Un abrazo a todos!!!

  4. Hola Zuli… Sinceramente, no sé cómo pueden conseguirse ejemplares de este libro en librerías uruguayas. Te recomiendo que te pongas en contacto por Facebook con Pedro. Sin duda estará encantado de atenderte. Saludos, y gracias por pasar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s