El pabellón de oro, Yukio Mishima

Mishima
****

Mizoguchi es el hijo tartamudo de un monje a cargo de un templo en una región alejada. Su tartamudez resulta la piedra fundamental del discurso que empieza a desmontar, capa tras capa, la psicología del personaje, en un constante monólogo interno. Los hechos y los personajes que van apareciendo terminan por ser el combustible que alimenta el fuego de Mizoguchi, que va desembarazándose de todo lo que lo frena.
El padre profesaba una admiración ciega por el Pabellón de oro, templo de Kyoto en que internará como novicio a su hijo, heredero de esa admiración, y que será en antagonista por excelencia del personaje, que primero se crea unas expectativas desmedidas acerca de su belleza y luego, tras la decepción inicial, renueva su admiración hasta el límite de lo soportable, ya que la figura del edificio irrumpe en su imaginación en los momentos más inconvenientes, por ejemplo, cuando se apresta a perder su virginidad con una gurisa bien dispuesta que le ha facilitado su amigo.
Capítulo aparte merece la mirada siempre crítica de Mizoguchi sobre toda la gente que lo rodea, empezando por el rechazo a su madre, siguiendo por el Prior y por Kashiwagi, su compañero rengo, agudo y sádico. Esta evaluación está teñida por el resentimiento original de alguien que no logra pertenecer al mundo que lo rodea.
Las descripciones se toman su tiempo, son demoradamente detallistas y poéticas. Están en línea con el espíritu contemplativo del narrador, que alimenta su obsesión a cada breve paso. Entra en juego también la doctrina zen, cuestionada, y una autopsia de los mecanismos mentales propios. Mizoguchi, a medida que define su objetivo incendiario, va dejando caer retazos de su vida, convenciones, obligaciones, como si fuera descartándose de mudas de piel que le han sido impuestas.
La traducción, a cargo de Juan Marsé, resulta un texto de calidad.

Siempre he tenido el presentimiento de que todas las experiencias que me he visto llamado a hacer en mi vida no han sido más que pálidas repeticiones de una experiencia realizada anteriormente bajo la forma más brillante; nunca he podido deshacerme de esta creencia. Incluso tratándose, como aquí, del acto carnal: estaba persuadido de que en un momento y en un lugar, de los cuales había perdido el recuerdo (tal vez con Uiko) haía gustado, en forma más aguda y aniquiladora, la voluptuosidad. Ahí estaba la fuente de todo el placer por venir, y mi goce presente no consistía en otra cosa que en beber de esta fuente con el hueco de mis manos.
Sí, me parecía haber asistido en alguna parte, en un lejano pasado, a una grandiosa e incomparable puesta de sol. ¿Era culpa mía si todas las que vi después me pareciesen más o menos marchitas?

 Calificación: Muy bueno.
Título original: Kinkakuji.
Traducción: Juan Marsé.
Editorial: Seix Barral, Buenos Aires, 2002, 318 págs.
 ISBN: 950-731-352-4

Anuncios

6 comentarios en “El pabellón de oro, Yukio Mishima

    1. Me hice la misma pregunta. Me resultaba difícil imaginarme a un español que supiera japonés. Pero, en la edición, solo dice “Traducción: Juan Marsé”, sin que mencione otra versión anterior. Habría que averiguar si la “Biblioteca Formentor”, editada en 1983 ya contaba con esta traducción.
      Abrazo

  1. A su regreso de París, a comienzos de los sesenta, Marsé intentó ganarse la vida haciendo traducciones de francés para Seix Barral. El negocio no era muy boyante pues se pagaba a sesenta pesetas el folio y el traductor era de una lentitud terrible. De todas formas, la primera edición de “El pabellón de oro”, de Yukio Mishima, se debe a su trabajo.
    en http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/marse/curiosidad.htm
    Encontré eso. que da a entender que tradujo del francés, sin que se mencione al anterior traductor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s