El día de los trífidos, John Wyndham

Wyndham
****

Se trata de una novela de corte apocalíptico en la que la esperanza no termina de perderse del todo porque va anclada a la peripecia del personaje principal, quien él mismo no termina de perderse. Es posible situar esta obra en el mismo marco ideológico al que responde Crónicas marcianas, donde un mundo, nuestro mundo, parece sumirse en una debacle generalizada de la mano de los adelantos propiciados por la razón. A tales efectos este lector recomienda la lectura del esclarecedor artículo “La bomba de hidrógeno” del historiador norteamericano Steele Comager, para entender a través de las palabras de un contemporáneo el miedo ante las desconocidas proporciones de las amenazas bélicas que azotaban a las naciones más poderosas hace cincuenta o sesenta años.

Al comienzo de la novela Bill Masen es un biólogo de medio pelo dedicado al trabajo técnico en granjas de trífidos, unos curiosos y peligrosos vegetales carnívoros creados por el ser humano para producir un aceite de una calidad muy superior al mejor de todos los aceites conocidos. A esto agreguemos que la principal cualidad de estos seres es la de movilizarse en busca de su alimento. Días antes del comienzo del fin Masen ha sido aguijoneado en la vista por una de estas criaturas, tras lo cual ha debido sujetarse a un tratamiento médico que lo mantuvo con la vista tapada justo la noche en la que la cola de un cometa produjo ciertas hermosísimas luces que todo el mundo salió a ver. El problema es que las luces venían con efecto secundario: al otro día todas las personas que habían presenciado el espectáculo amanecieron ciegos. De ahí en más el lector de estas páginas no puede evitar una incómoda sensación de ¿dónde habré leído esto antes? Respuesta: es posible que haya leído párrafos idénticos en Ensayo sobre la ceguera, de Saramago, escrito cuarenta años después. Y este catador toma el riesgo de afirmar que es imposible que Saramago no haya leído esta novela, vaya uno a saber por qué intrincado camino.

El mundo se sume a partir de entonces en un silencio apenas roto por los ocasionales grupos de ciegos que vagan por las calles en busca de algún alimento o de alguien que pueda ver a quien secuestrarán violentamente si es necesario. Los pocos que por una razón u otra no han sido afectados por la epidemia no encuentran una manera eficaz de ayudar a los miles de ciegos. La realidad se resquebraja ante sus ojos y pronto comprenden que deben abandonar a los otros si quieren salvar al menos la esperanza de que la humanidad continúe en el planeta.

Los personajes aparecen bien delineados en su profundidad psicológica. La trama de sucesos está de tal forma lograda que la lectura se vuelve amena, ágil, sin renunciar a complejidades mayores atenientes a lo ético. Y a todo esto sumo un comienzo atractivo:

Cuando un día que usted sabe que es miércoles comienza como si fuera domingo, algo anda mal en alguna parte.

Lo sentí tan pronto como desperté. Y sin embargo, cuando se me aclaró un poco la mente, comencé a dudar. Al fin y al cabo, era muy posible que fuese yo el que estaba equivocado, y no algún otro… Seguí esperando, acicateado por la duda. Pero pronto tuve mi primera prueba objetiva: me pareció oír que un reloj distante daba las ocho. Escuché con atención y desconfianza. Pronto otro reloj comenzó a emitir unas notas altas y perentorias. Con gran tranquilidad dio ocho indiscutibles campanadas. Entonces supe que pasaba algo raro.”


Calificación: Muy bueno.
Título original: The day of the triffids (1954).
Editorial: Minotauro – Edhasa, 1977.
Traducción: José Valdivieso.
ISBN: 978-84-450-7046-8

Anuncios

3 comentarios en “El día de los trífidos, John Wyndham

  1. Estupenda reseña Pedro, dos comentarios. Sabés que hay al menos dos adaptaciones cinematográficas de esta novela? Una es un film clasico tipo 50s y más recientemente una miniserie de TV. En cuanto a Saramago, cuando leí “Ensayo…” me dio la impresión de que era en cierta medida un homenaje a la CF en general. Por ejemplo, me recordó mucho a Ballard y sus fines del mundo más simbólicos que otra cosa.

  2. Para mí también es un **** 🙂

    A lo que dice Santullo agrego que en “24 days later” de Dany Boyle hay cosas muy similares, como por ejemplo el encuentro con los militares, y mucho del clima inicial.
    Abrazo.

  3. Fito y D.!!!
    Sí, Leí sobre las adaptaciones y las breves notas que encontré decían que eran malas. Habría que ver algún trailer. Pero me parece que es una novela bien difícil de llevar al cine, sobre todo por el tema de los mismos trífidos, criaturas rebeldes de representar, me parece.
    Coincido con D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s