El señor de los anillos I, La comunidad del anillo, J.R.R. Tolkien

Tolkien
*****

La comunidad del anillo narra la primera parte del viaje de Frodo y Sam hacia las profundidades de Mordor, cargando el anillo más poderoso de la Tierra Media, creado por Sauron, espíritu del mal heredero de Melkor, taciturno padre de aquella estirpe maligna que Tolkien creara en las primeras páginas de otro de sus grandes libros: El Silmarillion.
Al inicio de la novela se encuentra un prólogo cuya finalidad es la de acercarnos a una genealogía aproximada del pueblo Hobbit, sus hábitos y sus costumbres. Los párrafos dedicados al cultivo de la hierba que estos fuman se cuentan entre los más finos y delicados del libro, aunque puedan parecer casi intrascendentes para el desarrollo posterior de los hechos.
¿Intrascendentes?
Sí… pero sólo para un lector poco avisado, pues allí Tolkien ha decidido darnos una clave importante acerca del resultado final del viaje. Un tal Meriadoc, que no es otro que Merry más viejo, es el historiador principal cuyos trabajos de registro sobre la hierba son permanentemente aludidos. Entonces es posible saber que hay un tiempo posterior al tiempo de los hechos que se narrarán enseguida, un tiempo de apacibilidad y paz en la Tierra Media, que se sitúa mucho después en la línea histórica y al que ha sido posible llegar después de la aventura que, si o si, debió terminar en éxito.
La construcción de los personajes es uno de los principales méritos de Tolkien. Hay aquí buenos y malos, como en la gran mayoría de los relatos infantiles, pero esa bondad y esa maldad presentes en ellos evolucionan hacia un lado o hacia otro, es decir, no quedan estáticas, inmovilizadas, sino que se profundizan o se superan. Los personajes de la comunidad, casi todos signados por la bondad, pasan momentos de zozobra, de flaqueza moral, de desidia, pero vuelven siempre, en última instancia, a pensar en el otro, a dejar su interés y su comodidad personal de lado, a ponerse, en definitiva, en sintonía con la gravedad de los acontecimientos finales de una edad.
Sería inabarcable un análisis estructural de la obra. Los niveles de la narración se hunden profundamente en las epopeyas medievales y en las sagas nórdicas que el autor conocía al dedillo. La complejidad de los diálogos (que en apariencia son sencillos) admite lecturas que colindan con lo alegórico, y ninguna palabra se desaprovecha, porque además estamos ante un autor que dice haber pensado esta historia, en un principio, sólo para dotar de sucesos históricos al sistema lingüístico que estaba creando de la nada. En otras palabras, una historia para justificar un lenguaje.
La Tierra Media está en crisis. Los elfos ven declinar su poder ante la oscuridad y saben que su tiempo en esas regiones ha terminado y deben retirarse. Lo hacen con el dolor de saber que detrás de ellos quedarán leyendas y recuerdos de los tiempos florecientes y armoniosos que siguieron a los atribulados orígenes. En su lugar quedarán los hombres, propensos como pocos al mal, pero también al heroísmo y al sacrificio. Aragorn y Gandalf (y los hobbits en su conjunto) personifican el nexo entre el pasado espiritual y las miserias materiales por venir. Frodo y Sam son la metáfora perfecta de la fidelidad y la fraternidad entre los iguales, entre los seres imperfectos que sólo cuentan con sus convicciones y su fe. Juntos van por caminos plagados de enemigos y de criaturas mágicas, y también por lugares de ensueño a los que deben rápidamente abandonar con la convicción de que nunca más han de volver a verlos. En el medio surgen aventuras y combates y todos y cada uno tienen su momento de gloria, ya sea hablando o combatiendo, y es en ese sentido donde recalan los valores épicos de estas páginas: los hombres (o los hobbits) son lo que dicen y también lo que hacen, lo que nos lleva de nuevo al tema del héroe, sujeto por el cual es imposible no experimentar una identificación que haga de la lectura una evocación de nuestras muchas veces dormidas capacidades emotivas, simbólicas.
Por último, admitamos que es difícil comentar desde un punto de vista objetivo la obra de arte literaria más importante que se nos haya atravesado. Y más cuando a esta segunda lectura acuden imágenes, recuerdos, vivencias, etc., de hace casi diez años. Pero los libros están allí, intactos y, si se puede, aún mejores que en aquella primera vez.

-¿Son mantos mágicos?- preguntó Pippin mirándolos con asombro.
-No sé a qué te refieres -dijo el jefe de los Elfos-. Son vestiduras hermosas, y la tela es buena, pues ha sido tejida en este país. Son por cierto ropas élficas, si eso querías decir. Hoja y rama, agua y piedra: tienen el color y la belleza de todas esas cosas que amamos a la luz del crepúsculo en Lórien, pues en todo lo que hacemos ponemos el pensamiento de todo lo que amamos. Sin embargo son ropas, no armaduras, y no pararán ni la flecha ni la espada.

Calificación: Excelente.
Título original: The lord of the Rings I. The Fellowship of the Ring.
Traducción: Luis Doménech.
Editorial: Grupo Editorial Planeta / Minotauro.
ISBN: 978-84-450-7611-8

Anuncios

5 comentarios en “El señor de los anillos I, La comunidad del anillo, J.R.R. Tolkien

  1. Uh, casi jugando al Troll, yo le doy un *** nomás. Siempre me pareció una obra sobrevalorada. Ojo, puede ser que yo esperara otra cosa o incluso, que tenga que releerla (si no me equivoco, la leí hace 16 años ya).

    Abrazo y bienvenido de regreso, Pedrolee!

  2. Ah, no!!! Lo de DGB vaya y pase…pero lo tuyo, Rodolfo!!!
    Ya mismo te mando mis padrinos!!!
    Elegí vos las armas: estoque, espadín, o penales, al mejor de cinco, con revancha y final.
    Pero esto no queda así!!!

  3. Es cierto, estoy completamente de acuerdo contigo con que los personajes están muy bien construídos en las obras de Tolkien, yo vi en hbo online la de Las Dos Torres y ene ca película es cuando conoces mejor a los personajes, sus contradicciones y debilidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s