Demasiada felicidad, Alice Munro

Munro
***

Cuando leo libros de cuentos, una parte de la atención de mi lectura se desvía hacia esa especie de sustancia intangible que explica por qué esos cuentos están juntos. Hablo de la forma que esos cuentos reunidos tienen de participar de un afán común, de una misma intención. La forma en que esa intención vibra en cada cuento va más allá de ciertas similitudes temáticas o formales, tiene que ver mucho más con el fondo sobre el que el argumento encuentra su desarrollo, que en la superficie de las cosas. Es algo así como el espíritu del cuento, lo que de él nos quedará cuando haya pasado mucho tiempo desde su lectura y hayamos olvidado los personajes y las circunstancias.

En ese sentido, este libro de Alice Munro (Wingham, Ontario, 1931), es un buen conjunto en el que diez cuentos rodean un mismo asunto, que si bien podría ser definido de modo amplio (muy amplio) como: la forma en la que el transcurrir del tiempo convierte todos los sucesos de una existencia en marcas indelebles y definitivas, y las maneras que las personas tienen de adaptarse a esas marcas, de seguir el camino o de volverse parte del paisaje, sin forma de continuar. Esos sucesos podrán ser terribles (esto queda especialmente claro en cuentos como Dimensiones, Radicales libres y Juego de niños), cotidianos o incluso triviales (como en Ficción y Pozos profundos), y muchas veces subrepticios, como susurros (Algunas mujeres y Madera son ejemplos de este tratamiento indirecto), pero siempre que estamos en un cuento de Munro, estamos allí por algo, por la fuerza de una intención que quiere que visitemos un lugar especial:

Algo había ocurrido allí. En la vida tienes unos cuantos sitios; o quizá uno solo, donde ocurrió algo, y después están todos los demás sitios.

Ese algo que ocurrió allí nunca es un hecho que pueda ser fácilmente aislado, recortado de todo lo demás, y el estilo de Munro nunca pretende hacer tal cosa, sino que funciona de modo expansivo, lo que deja la sensación de estar ante historias que exceden las páginas que se les han dedicado, como si en realidad llamar cuentos a estas historias fuera un error de criterio en sentido estricto. Munro está muy lejos de cierta concepción mecánica del cuento como pieza de relojería destinada a cumplir una única función, y mucho más cerca de la ambigua sutileza de Katherine Mansfield o de la capacidad de Raymond Carver para resignificar los detalles más minúsculos hasta mostrarlos en una dimensión nueva.

Sin embargo, este libro tiene un problema bastante claro, y ese es el relato que le da su título, el último y más extenso de todos (tanto que bien podría calificarse de nouvelle, ese término tan fronterizo y que de tantos apuros nos saca cuando no sabemos cómo llamar a lo que tenemos entre manos). En Demasiada felicidad, Munro se dedica a novelar la vida y muerte de la destacada matemática y novelista rusa Sonia Kovalevski, que vivió entre Rusia, Alemania, Francia y Suecia a mediados del siglo XIX. Fuera del ámbito de la ficción, encorsetada por demasiados datos, fechas y hechos, no parece que la autora se mueva con comodidad en esta historia y el resultado es el relato más flojo del volumen, sin verdadero cuerpo y con una estructura fragmentada en exceso. La prosa de Munro, que en general es ajustada y elegante, suena aquí sin convicción y quizá demasiado preocupada por el tema (la vida de una mujer excepcional en un mundo sin espacio para mujeres excepcionales).

Escrito luego de haber intentado un retiro de la creación, este libro de Munro quizá refleja ese momento en que una persona viene del frío de la calle y comienza a desentumecerse las manos junto al fuego. Regresar lleva su tiempo.

Durante mucho tiempo te desprendes del pasado con facilidad y de una forma que parece automática y adecuada. Las escenas del pasado, más que desvanecerse, dejan de tener importancia. Y entonces se produce una brusca vuelta atrás, lo que está acabado y bien acabado resurge de repente, requiere tu atención, incluso que hagas algo al respecto, aunque salte a la vista que no se puede hacer nada. (Fragmento del cuento Juego de niños).

Calificación: Buena
Título original: Too much happiness (2009)
Traducción: Flora Casas.
Editorial Sudamericana, Lumen/Futura, Buenos Aires, 2011.
ISBN: 978-84-264-1843-2.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s