tré la tré maría (novelita-í), Jorge Montesino

Desde el propio título se plantea la tónica exigente que prevalece durante toda la obra. Las palabras pertenecen  a “Las doce palabras redobladas”, un “recitativo popular”, unos versos que recorren los números del uno al doce y en los que se hace mención a temas católicos:

Uno no hay ninguno: la Virgen parió del Belén pero siempre pura.
Dó la dó tabla de Moisé, Uno no hay ninguno: la Virgen parió del Belén pero siempre pura.
Tré la tré María, dó la tabla de Moisé, Uno no hay ninguno: la Virgen parió del Belén pero siempre pura.

Montesino
***

Las tres Marías son personajes del relato, unas niñas del mismo pueblo del departamento de Guairá en Paraguay. Habiendo muerto una de ellas, se desencadenan los relatos subsiguientes de esta “novelita’í”, caracterización que adelanta uno de los énfasis del texto, que es la presencia ubicua del guaraní que, puede estar tranquilo el lector, es invariablemente explicado a pie de página, en una dinámica inusual en la narrativa y que adquiere una dimensión didáctica en la que se llega al extremo de enseñar la pronunciación de ciertos sonidos ajenos al español. Según ha declarado el propio autor, la materia verbal de su narrativa procede del sustrato lingüístico de esta zona determinada de Paraguay, marginal respecto a Asunción y, claramente, distante de todo centro de poder económico, social y, por ende, lingüístico. El habla de los personajes adquiere un relieve tal debido a que son estos se erigen en narradores, dictándole al “escritorzuelo” cómo tiene que hacer para escuchar la historia, más que contarla. Todos tienen sus voces, desde las niñas ya mentadas hasta un perro flaco, pasando por un médico, un curandero, una vecina, la madre de uno de los personajes o un muerto. La resolución del enigma no es, como en el policial canónico, la principal razón del relato. Si bien sirve como un cierto empujón, lo realmente destacado es la alternancia de las voces narradoras, cada una con su propio relieve, humor incluido, y con ellas, el trazado de un mapa social de la comunidad donde sucede todo, con sus relaciones de poder, con la violencia, los engaños y el sexo que es natural que haya.

Editada en Argentina y ahora presentada en Uruguay, cumple con varios de los cometidos que pueden pedírsele a la literatura: entretener  y desequilibrar. En cuanto a lo segundo, pienso en su carácter independiente, mediterráneo, cuestionador de la linealidad del narrador omnipotente, en su trabajo como embajadora de una literatura de la que pocas o nulas noticias llegan. Hasta donde sé, se consigue en librerías de Maldonado y Punta del Este.

El jaguá es un tavy, un animal inútil y si es jaguá hambriento, medio callejero lento, peor todavía, no hay ser más lelo que un jaguá. Jaguá inútil es lo primero que cualquiera va a decir si ve a este ejemplar del que hablo ahora. Cirilo, jaguá y todo, pero: qué lucidez, qué vocabulario, qué conceptos preclaros, casi un properro de la patria, un formador de conciencias, un hacedor de la historia, un verdadero maestro.

Qué comenzó la historia, ja: y vos que no creés en nada venís a preguntarle a un pobre jaguá mientras reposa echado en su jergón de trapos sucios. Miráme las costillas, me las podés contar si te da la santa gana. Pero a mí, qué querés sonsacarme. Escritorzuelo, apenas comenzás a levantarte del piso, estás a la altura de mi nariz mientras duermo y no tenés ni la más pálida idea de qué cosas quisieras preguntarme ahora que me podés escuchar con claridad. Me das risa. Un humano enano. Un humano curioso que quiere descubrir qué pasó en la historia de un puñado de personajes echando mano al recurso de hacer hablar a los animales, ¿no te da vergüenza?

Jaguá: perro

Tavy: loco

Calificación: bueno
Editado en Babel Editorial, Córdoba, 2009
ISBN: 978-987-1520-36-7

Anuncios

3 comentarios en “tré la tré maría (novelita-í), Jorge Montesino

  1. Me hace acordar a la lectura, también didáctica, de un cuento de José María Arguedas, “La muerte de los Arango”. La edición venía con vocabulario al pie de página por todos lados, debido a la abundancia de terminología quichua.

    ¡Buena reseña… y J.M, un grande!

    Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s