Hospital de ranas, Lorrie Moore

Moore
****

Esta es la historia de la amistad entre dos chicas, Berie y Sils, de un pequeño pueblo estadounidense al norte de Nueva York, Horsehearts, casi en la frontera canadiense. Berie es la narradora de la novela. Ella también es la “amiga fea”, la amiga embelesada. Hay mucho de límite borroso en la amistad que Berie le profesa a la hermosa y precoz Sils, y es en esa zona ambigua de la amistad devota y el romance juvenil que buena parte de la historia florece gracias a la mirada de Berie y a su capacidad para el humor, la ironía y el desentrañamiento de las leyes de su pequeño mundo y de su forma de comenzar a moverse en él. Novela de iniciación juvenil al uso, hay en Hospital de ranas un espíritu de juego que siempre está a punto de entrar en una zona más tenebrosa y que suele detenerse a unos pasos del límite, lo suficientemente cerca como para que la presencia del límite proyecte la inquietud. No es necesario entrar en la sombra para saber que existe esa sombra, y ese conocimiento hace que miremos de modo distinto la zona iluminada.

Desde un punto actual en que una Benoîte-Marie (Berie) ya adulta, está en París con su pareja, Daniel, la novela se dedica a enlazar los sucesos más importantes de su infancia y juventud en Horsehearts junto a su lejano padre, su estricta madre, su hermano Claude y su hermana postiza LaRoue (especial atención a la última escena de LaRoue en la novela). Gran parte de la historia ocurre en Tierra de Leyendas, un parque de diversiones temático que recreaba el mundo de las historias infantiles. Allí, Berie era una vendedora de boletos; Sils, en tanto, era la Cenicienta. Así es que nos encontramos con una mujer madura en una etapa de su vida en la que los caminos se bifurcan (las cosas con Daniel no están del todo bien), cuya memoria se inclina una y otra vez hacia aquel lejano pasado en busca, quizá, de algunas claves para la comprensión del presente, aunque quizá se trate de algo más simple: contar el pasado para volverlo presente, contarlo para hacer que exista, para celebrarlo aún en sus zonas más oscuras.

El estilo de Moore depara una infinidad de momentos felices para el lector, y no necesariamente porque la historia sea feliz (de hecho, sería más certero decir que se trata de una historia amarga o de un gusto acidulce); me refiero a esos momentos en los que uno simplemente disfruta el paseo, avanza a los saltitos por la forma en la que los tiempos y las anécdotas se entretejen y mientras la historia se mueve, también existe la oportunidad de disfrutar de una poesía que bien puede tomar un cariz melancólico, infantil o cínico, según convenga. A veces, esa poesía se va de las manos, es verdad, pero ese no es un problema demasiado grande, o nunca llega a ser un obstáculo real, sino apenas una ligera molestia evitable. Quizá esto sea producto de la fuerza de la voz de Moore como narradora, o de la combinación de esa fuerza y del temor a ser demasiado reticente.

De todas formas, Hospital de ranas es una novela ágil, con muchos puntos altos y una buena muestra del talento narrativo de una autora que ha desarrollado su carrera preferentemente en el área del cuento y que no duda en señalar a Alice Munro como su modelo a seguir (y superar).

Una vez, yo tenía diecinueve años, le di a mi padre una tarjeta para el Día del Padre, una tarjeta que estaba pensada para tíos y vecinos. “Tú has sido como un padre para mí”, decía. La distancia que mi padre ponía entre él y nosotros se había convertido en algo así como una broma de familia, pero para él, que miró esa tarjeta con los ojos fijos, era algo de lo que no debía hablarse; yo no sé en qué estaba pensando -¿acaso creía que él también se reiría?-, no lo sé, pero la mirada herida que le pasó por la cara me dejó atónita, me confundió, me envió en busca de otra corbata y otra tarjeta: una con un tipo de brillo demente y la palabra “Papá” en letras grandes.

Calificacón: muy buena.
Título original: Frog hospital (2002)
Traductor: Márgara Averbach.
Emecé Editores, Buenos Aires, Argentina, 2002.
ISBN: 950-04-2435-5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s