Caín, José Saramago

****
Saramago

En una reseña de este blog, Leonardo Cabrera plantea, muy acertadamente, que una de las razones valederas para revisitar un mito es que aún tenga algo para decirle a nuestra sociedad actual. Y si el mito es bíblico, más allá de cualquier creencia religiosa que uno posea, entonces descubrimos permanencia y actualidad sin ningún tipo de cuestionamientos. Saramago notó esa calidad intemporal de los mitos del Antiguo Testamento y recurrió a ellos. Pero nada de novedoso tendría el hecho de hacer una reescritura mimética de los acontecimientos que narran los libros del Génesis, Job y otros tantos que aparecen en “Caín”. Por lo tanto, el Premio Nóbel 1999, único galardonado de la lengua portuguesa, logra hacer una sola historia de varios libros del Antiguo Testamento, con un protagonista que los atraviesa y experimenta sin querer, obligado por un castigo del Señor que lo destina a vagar eternamente por la tierra; estamos hablando del primer fratricida de la historia, de quien mata a su hermano Abel por envidia a la injusta preferencia divina hacia el hermano ganadero. Estamos hablando de Caín, un joven semental y mujeriego, enfrentado da capo con el Señor, a quien reniega y afrenta constantemente. Juzga y denuncia las leyes morales de la época, que por cierto, eran las leyes morales de Dios. En este sentido, hay claramente una utilización de la figura de Caín, el personaje maldito de la Biblia, de carácter político, si se quiere. Saramago escupe sus dardos venenosos contra el  “gran relato” religioso (estructurador de la moral burguesa, la cual Saramago destroza sin piedad) en las palabras de Caín. No puede llamársele a esto, ni por asomo, una novela autobiográfica, pero sí podemos considerar al protagonista como alter ego del autor.
¿Por qué Caín, y no cualquier otro personaje bíblico? Porque Caín es el rebelde, el despechado, el pasional, débil y humano, el que quedó a la deriva del Señor, en pocas palabras, el subalterno. Y el toque de Saramago lo convierte en una mezcla de Che Guevara – Play Boy. Tiene varios encuentros amorosos, entre ellos con la ninfómana princesa de Nod, Lilith, y con sus esclavas; encuentros furtivos o arreglados socialmente para el bien de la procreación humana, pero no puede conocer el verdadero amor porque Dios lo ha destinado a vagar eternamente por la tierra. De este modo, Caín pasa tres cuartas partes de la narración subido en un jumento, recargado de provisiones, pasando a varias dimensiones que no respetan tiempo ni espacio y que el narrador solo explica como “distintas formas del presente”. Entonces tenemos que, por ejemplo, el mito de Job aparece antes del Arca de Noé, que es lo que cierra el libro.
Caín será, en todas esas formas del presente, el testigo que denuncie las injusticias del escuadrón del Cielo al regir la tierra, porque Dios y su séquito de ángeles desmesuradamente fuertes y poderosos, pero fieles y serviles al Señor, no harán la vista gorda a ningún “pecado” terrenal. Y pasará todo lo que ya sabemos: sucumbirá Sodoma, cuyos niños inocentes son uno de los fundamentos éticos del discurso de Caín en su debate final con el Altísimo; sucumbirán de igual forma Jericó y Babel. Abraham se verá conminado a matar a su hijo Isaac, y Job, víctima de una sórdida apuesta entre el Bien y el Mal, lo perderá todo y se mantendrá fiel y puro ante los ojos celestiales. La novela se acerca a su final con un ritmo narrativo galopante, aparece la gran Arca, Noé y su familia comienzan a ser asesinados mientras flotan en las aguas del Diluvio. Entonces el relato entra en la lógica del policial, hasta la discusión final entre Caín y Dios, símbolo de la discusión entre las injusticias universales y sus denunciantes. Esta discusión se mantiene hasta el día de hoy, y esa es la vigencia que Saramago encuentra en los mitos bíblicos.

Los designios de dios son inescrutables, ni nosotros, ángeles, podemos penetrar en su pensamiento, Estoy cansado de esa cháchara de que los designios de dios son inescrutables, respondió caín, dios debería ser transparente y límpido como cristal en lugar de este continuo pavor, de este continuo miedo, en fin, dios no nos ama, Él fue quien te dio la vida, La vida me la dieron mi padre y mi madre, juntaron carne con carne y yo nací,  no consta que dios estuviese presente en el acto, Dios está en todas partes, Sobre todo cuando manda matar, un solo niño de los que murieron abrasados en sodoma bastaría para condenarlo sin remisión, pero la justicia, para dios, es una palabra vana, ahora hará sufrir a job por una apuesta y nadie le pedirá cuentas, Cuidado, caín, hablas demasiado, el señor está oyéndote y tarde o temprano te castigará, El señor no oye, el señor es sordo, por todas partes se le alzan súplicas, son los pobres, los infelices, los desgraciados, todos implorándole el remedio que el mundo les niega, y el señor les da la espalda, comenzó haciendo una alianza con los hebreos y ahora hace un pacto con el diablo, para esto no merece la pena que haya dios.

Calificación: Muy bueno.
Título original: “Caim” (2009).
Traducción: Pilar del Río.
Editorial: Alfaguara, Montevideo, 2009.
ISBN: 978-9974-95-337-6

Anuncios

2 comentarios en “Caín, José Saramago

  1. Recomiendo ampliamente el documental “José y Pilar”, del 2009. Se trata del último año de vida del escritor, del proceso creativo que dio lugar a la existencia de “El viaje del elefante” y de la agitadísima vida social y protocolar de un premio Nóbel.
    Allí también se muestra la importancia de esa gran mujer que fue Pilar del Río. Supongo que sin ella, Saramago no sería quien fue…
    F.

  2. El párrafo transcripto es soberbio, portador de la precisión, la belleza y la potencia características de la escritura de Saramago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s