El escritor de epitafios, Hernán Rivera Letelier

Rivera Letelier
**

La historia se puede resumir en pocos trazos. El personaje que da nombre al libro está todos los días tomando té en su café favorito, junto a otros cuyos nombres se le asemejan, como la Poetisa Erótica, el Pintor de Desnudos, el Escultor de Locomotoras, el Actor de Teatro Infantil o el Fotógrafo de Cerros. Como parece verse a primera vista, y se comprueba a segunda, todos son caricaturas unidimensionales basadas en un punto saliente de su actividad. Son extras que forman parte del decorado donde se encuentra el protagonista, sobre quien se profundiza más. Sabemos de él que en un pasado pintaba para escritor y fue arrasado por la dictadura, que lo arrastró al exilio, donde tampoco le fue bien. De ese percance le viene la pensión con la que malvive en un hospedaje humilde, a la que suma los ingresos que percibe de la escritura de epitafios y obituarios. Se cree un ángel y se realizan una cuantas argumentaciones al respecto, además de algunas referencias literarias, lo mismo que sucede en cuanto a los epitafios, incluidas citas a algunos famosos.

La narración se mueve cuando aparece la “Niña Gótica”, una adolescente que se aproxima a la mesa del escritor, lo que da lugar a una serie de encuentros que se van cargando de tensión erótica donde campea el contraste. A saber, él es cincuentón y florido y ella habla de la oscuridad desde sus dieciséis años. Por supuesto, pasan cosas que complican la vida del frágil protagonista, incluido un gato muerto.
Sobre el desenlace, existe una ambigüedad que le otorga extrañamiento al relato, rematado con una escena cómica final.
Se lee con facilidad y tiene algunos momentos poéticos. Sin embargo, carece de estremecimiento, si se exceptúa la escena sexual, que me resultó vívida. Dicen que se refiere a un personaje real, frecuentador del mismo café que Rivera Letelier. Sería un homenaje. Uno bastante localista. Y, como un epitafio, una costumbre cultural que me resulta lejana y tenue.

El Escritor de Epitafios iba de asombro en asombro. La niña era una verdadera valquiria, una amante que no tenía nada que aprender de mujeres experimentadas, cuestión que terminó de demostrar, sin lugar a dudas, cuando en un arrebato de ardor comenzó a galoparlo sabiamente; primero a un ritmo lento, acompasado, luego a galope tendido, frenético, desbocado, galope que a él parecía llevarlo por un páramo poblado de mariposas negras y fuegos fatuos. Cuando en medio de su estertor, él le preguntó extrañado que qué carajo tenía en su sexo, ella respondió entre sollozos que era un piercing prendido en el clítoris.

Calificación: regular
Alfaguara, Santiago de Chile, 2011
ISBN: 978-956-239-964-7

Anuncios

9 comentarios en “El escritor de epitafios, Hernán Rivera Letelier

  1. Cómo en todos los libros de Hernán, hay también en éste un halo mágico flotando en la atmósfera que nunca deja de seducirme. Pero es cierto, no es la mejor elección que uno pueda hacer a la hora de incursionar en su literatura. Además del título que ya reseñaste hace un tiempo (El arte….), hay dos libros que son, para mi gusto, maravillosos: Canción para caminar sobre las aguas (autobiográfico) y Mi nombre es Malarrosa. El primero no llegó a Uruguay (creo) pero vale la pena intentar conseguirlo.
    Saludos!

    1. Gracias por la lectura y los datos. Yo a este lo compré en Chile, donde pude haberme hecho de otros, cosa que no hice por una cuestión de volumen. Me había gustado “El arte…” Los personajes estaban muy bien laburados.
      Saludos

  2. Anoche terminé “El escritor…” entretenido…sin mucha “enjundia” pero fácil de leer y siempre esperando el final. que es bueno tenga dos…prefiero el segundo que desconcierta un poco. Pero mejor que “El Arte..”.que no pude terinra de leer pues no termina nunca con las descripciones que me poarecen tediosas y repetitivas….tanto…que ni siquiera quise llegar la final MALARROSA (MALVA ROSA)…MUY BUENO…EL MEJOR PARA MI GUSTO…JUNTO CON “LA REINA iSABEL…”

  3. El mejor Hernán Rivera Letelier! Una gran obra a lo largo de su vida, donde muestra la sufrida vida del hombre del salitre, que jamás tuvo un sostén o apoyo en un gobierno que solo lo abandonó……
    El ser humano chileno nortino en su máximo realismo..!!!!
    Una fiel vividora de sus historias, a través de sus letras.

  4. Lo compré en la calle Lastarria sin saber de qué iba, dejándome asesorar por el librero y tengo que decir que me alegro mucho de que me convenciera. Me ha gustado muchísimo. Es la primera vez que leo a este autor pero no será la última.

    Besos!

  5. Por cierto, discrepo en lo referente al final cómico. A mí me parece más bien trágico.

    Pensaba haberlo puesto en el comentario de ayer pero se me olvidó y me acabo de acordar, jejeje.

    Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s