Poeta en el Edén, Alfredo Fressia

Fressia
*****

La poesía es indefinible. Se encuentra en un espacio previo a las palabras y, si el poeta es Fressia, también en uno posterior a ellas, lógicamente porque durante el discurso también estuvo ahí. No se trata de un ejercicio intelectual ni de una operación política, como tampoco radica en el puro lenguaje. Es algo así como la esencia de lo humano. El deseo, el mecanismo del descubrimiento, la angustia, la imagen nueva de lo viejo. La emoción y la consciencia de ella, la inteligencia y el trapito que borra los destellos innecesarios. La percepción de la singularidad y de la pertenencia a un todo indecible. Y, como el propio poeta declaró, una colección limitada de obsesiones que se entretejen de modo incesante, acaso buscando algo que saben que no van a encontrar.

Viento del Mar

Está bien, ganó el viento. Ahora, digamos
que he caminado por Montevideo
y hoy llego en sueños a la calle Jackson
esquina Durazno, el portal es ciego.

Portal sin puerta para que entre Alfredo,
y a cielo abierto el corredor, me espera
la humedad de una pieza donde puedo
ver la muerte peinando sus muñecas.

Unos en otros se encajan mis huesos
como recuerdos quebradizos, nombres
para tantear, medir si son espectros
Roque y Esther, Graciela, Juan o Jorge.

Está bien, ganó el viento (siempre gana),
no habrá más preguntas al Ubi sunt.
Una gaviota grazna, está extraviada,
y no sé si soy sombra u hombre aún.

Enmarcado por el símbolo poderoso que promete el título, la mirada deambula por el motivo bíblico y se ramifica, desde las raíces que plantó la manzana, hacia los pecados capitales o hacia las capitales en la memoria de ese Alfredo elusivo para el propio Alfredo. Las imágenes están hechas de gente cubierta por una pátina melancólica, retratada a través del verso cuidado, rítmico, métrico, dentro del cual se atisban rostros queridos y cuerpos añorados. Es un Edén a imagen y semejanza de este demiurgo, un exiliado. Uno que declara:

Cuando nací el sexo fue un destino. No se puede elegir ser poeta.

De las mujeres nunca amé a ninguna sin duda porque las amé en bloque. Fue un amor largo y sin alegría. Ellas también me amaron sin deseo y sin gozo.

Las miré con la nostalgia de una vida más bella. Cuando quise ser mejor quise ser mujer.

Después me olvidé. Devoré la costilla de Adán en la travesía del desierto. Fui hombre, poeta, amé a otros hombres. Tuve hambre.

Llegué a la playa de este mar eterno, al sur del Brasil. Mi olor es de sal virgen y de yodo azul. Sé que una mujer devolverá al mar el pez con una moneda en la boca.
Ella escribe mi poema. Yo aguardo.

Como se ve, al texto le cabe algún hermetismo, pero solo cuando se trata de aquello que no se conoce. Porque la verdad de la vida del hombre fluye cristalina a través de las palabras, tan directa y pura como monstruosa puede ser la irreflexión violenta que se tiene por moral, por plan de Dios, por buenas costumbres. Porque el amor, el deseo y, en definitiva, la esencia de cada uno no se discute.
La poesía, indefinible, aparece en la confluencia de una actitud vital, de una forma de andar, de la disposición armoniosa de las herramientas, del punto justo de todo lo dicho, de que alguien escuche ese silencio.

*****
*           Homo Poemas es otro libro del poeta, bellamente editado en 2011 por Trópico Sur en su colección Minilibros 50, siempre al mismo nivel de calidad. Como se desprende del propio título, los textos hurgan en la experiencia del amor homosexual, también desde una mirada dulcemente melancólica. Y, por qué no, fotográfica, como en “Nocturno en la Avenida São João”:

Un travesti en silencio contra un poste
es menos triste que la avenida São João de madrugada,
cuando la niebla se recuesta nordestina
y venérea en las ajenas paredes sin empleo, y esperan
las mujeres, y el borracho espera por su sombra
caída en la calzada. La hora en que se hunden…                                        

Calificación: Excelente
Editado por Civiles iletrados, Maldonado, 2012
ISBN: 978-9974-98-724-1

Anuncios

2 comentarios en “Poeta en el Edén, Alfredo Fressia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s