El puente de los asesinos, Arturo Pérez Reverte

Pérez-Reverte
Pérez-Reverte
****
****

La relación de Pérez Reverte con el género aventura es intrínseca. Se podría afirmar, no categóricamente, que casi todo lo que ha producido el escritor nacido en Cartagena en 1955 se vincula con el género, lo versiona o incluso lo refleja. Novelas como “La Carta Esférica” (2000) o “La Piel del Tambor” (1995) no son más –ni menos- que actualizaciones de obras de género, una aventura marítima la primera con búsqueda de tesoro incluida, una intriga de ribetes religiosos la segunda con una clásica sucesión de muertes, maneras de vivir una aventura de clásico corte decimonónico ambientada en nuestros días.

Pero la obra de Pérez Reverte tiene otras variantes también. Al margen de sus libros cuasi autobiográficos (con “Territorio Comanche”, 1994, como su mayor y mejor exponente) y sus columnas de opinión (recogidas en volúmenes como “Patente de Corso”, 1998, entre otros) en algún momento de su carrera, Pérez Reverte se propuso recrear las viejas aventuras de capa y espada que ha admirado desde niño (Dumas, Salgari y sus semejantes) sin traicionar su estilo, sus reflexiones y su propia filosofía. Para ello es que creó, acompañado por su hija Carlota en el primer volumen  y en solitario desde el segundo, la saga del Capitán Diego Alatriste y Tenorio.

Novelas de aventuras entonces, pero también estupendas novelas históricas, que acompañan las andanzas de un soldado de infantería español durante el Siglo de Oro, inmerso en cuanto conflicto bélico y político haya transitado la España de sus días. Cada aventura de Alatriste desarrolla un aspecto puntual de la época y del entorno, sea la guerra en Flandes o el día a día en el Madrid que era nada más y nada menos que la capital del mundo. En esta séptima entrega, Alatriste y sus compañeros se verán involucrados en algo tan complejo como maquinar un golpe de estado en la Venecia de 1627. Una misión condenada al fracaso casi desde el principio. Una misión suicida.

Pero hay un aspecto no menor en toda la saga de Alatriste. El lector sabe la fecha de su muerte desde la primera novela: ocurrirá en 1643 en Rocroi, peleando una vez más en un tercio de infantería. Pero este dato, que también nos revela la suerte de alguno de los compañeros de Alatriste y del mismo narrador, Iñigo Balboa, quien evidentemente está vivo para contarlos, no afecta nunca la tensión y el dramatismo de todo lo que estamos leyendo. Es tal el talento de Pérez Reverte para dosificar la acción y la tensión que uno pasa cada página de la novela en tensión, expectante por el destino de los protagonistas, incluso sabiendo qué saldrán de esta (algo que en definitiva se presume siempre en las novelas de aventura, lo que hace incluso aún más ingenioso el mecanismo del autor).

Como toda saga, tiene sus altibajos. A la simpleza de la primera entrega (bautizada simplemente “El Capitán Alatriste” 1996) la siguió su mejor libro, “Limpieza de Sangre” (1997) dónde todos los horrores de la Inquisición eran puestos sobre el tapete. Con “El Sol de Breda” (1998) se da un paso atrás, ya que es una novela extremadamente simple, sin más argumento que el de dramatizar la campaña bélica del ejército español en los Países Bajos. Ya para “El Oro del Rey” (2000) se retoma más el espíritu aventurero, matizado sabiamente con lo histórico, instancia que se repite en “El caballero del jubón amarillo” (2003). En cambio, “Corsarios de Levante” (2006) es otro paso atrás –siempre a criterio de quien suscribe- ya que no es más que otra campaña bélica sin historia particular, ambientada en esta ocasión en barcos.

Probablemente sea “El Puente de los Asesinos” la mejor novela de la saga junto con “Limpieza de Sangre”. Está perfectamente matizado el componente histórico, con la aventura particular. Y el punto de vista es muy original: Alatriste y los suyos son golpistas. Son aquellos que viajan a tierra extranjera con la intención de deponer al poder local mediante un asesinato. Serían los villanos en cualquier novela menos ingeniosa. En cambio, Pérez Reverte prefiere presentarlos cómo lo que mejor le sale: humanos, gente con altas y bajas, que no decide los destinos del mundo, los países, ni siquiera el propio. Lo más que pueden hacer es tratar de vivir un día más, así sea empujándolo a punta de espada.

No sonaba otra cosa que el tintineo de los aceros: cling- clang. Mis ojos sólo se apartaron de la escena para mirar lejos, hacia el sur, donde la laguna se abría al Adriático. Pese a que a medida que se asentaba la luz diurna disminuían nuestras posibilidades, me animaba la esperanza de divisar, antes de que fuera demasiado tarde, una manchita blanca en el horizonte: la vela de la embarcación que debía sacarnos de allí, llevándonos a un lugar seguro antes de que nuestros perseguidores, que escudriñaban airados las islas cercanas, diesen con nosotros y nos cayeran encima como perros rabiosos. Y por Dios que no les faltaba motivo. En cualquier caso, ya era sobrado milagro que estuviésemos allí, temblando de frío en aquel islote, con su cuchillada el moro Gurriato pero todavía vivo, mientras el capitán Alatriste ajustaba viejas cuentas pendientes. Los cinco que aguardábamos en la isla tres de nosotros mirando y los otros en danza de toledanas, como dijéramos de los pocos que aún podían contarlo. En ese mismo instante, no lejos de allí, otros compañeros de aventura estaban siendo torturados y estrangulados en los cala- bozos de la Serenísima, colgaban de una soga frente a San Marcos o flotaban en el agua de los canales, tiñéndola de rojo con un lindo tajo en la garganta.

Calificación: muy bueno.
Alfaguara, 2011.
ISBN: 978-842-040-709-8

Anuncios

Un comentario en “El puente de los asesinos, Arturo Pérez Reverte

  1. maravilloso santullolee, exquisito tu comentario, un deleite, es el placer de lerte…recomiendo a toda la red estamos leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s