El silencio de los pájaros, Horacio Cavallo

Cavallo
Cavallo
****
****

Perteneciente a la generación “joven” (que en la literatura vernácula se extiende hasta los 40 años, edad segura de retiro en otras disciplinas como las deportivas) Horacio Cavallo (Montevideo, 1977) es sin duda alguna uno de sus exponentes más prolíficos. Autor entre otros de libros como “El revés asombrado de la ocarina” (poesía, Ediciones de la Crítica 2006), “Oso de trapo” (novela, Trilce 2008), “Fábril” (novela, Trilce 2009) y “El jorobado de las alas enormes” (novela infantil, Trilce 2012), presenta aquí en “El silencio de los pájaros” una antología compuesta por siete relatos.

Si “Oso de trapo” se podía considerar dentro de la tradición onettiana y “Fábril” no escapaba a lineamentos de género (en ese caso, la ciencia ficción) se puede considerar este libro que aquí nos ocupa como una confirmación sólida de una voz propia en Cavallo. Sin dudas que existen todavía las influencias y una tónica y estilo que lo equipara a otros autores de su misma generación tales como Damián González Bertolino, Manuel Soriano o Leonardo Cabrera (este último cumple con el rol de editor de “El silencio de los pájaros”), pero es en estos cuentos dónde esa voz, esa narrativa, se afirma de manera por demás contundente.

Los siete relatos que componen este título no comparten unidad, pero sí varias líneas en común. Se reitera la figura de una familia como protagonista- un padre y un hijo en el primero de los relatos, una mujer y su madre (muerta) en el segundo, los primos y hermanos del último, etc.- y todos, en cierta medida, funcionan como retratos familiares, instantáneas de algún momento de la vida de sus protagonistas. Instantáneas que pueden llegar a ser crueles (un tópico que se repite), estremecedoras, en ocasiones de locura, pero siempre emotivas y porqué no, conmovedoras.

A la hora de repasar este libro cuento a cuento, podríamos realizar un paralelismo (esos que nos gustan tanto a los periodistas pero que suelen incomodar a los propios escritores) con una pelea de boxeo. Los dos primeros relatos- “Las cenizas del padre” y “Correspondencias”- ofician como de round uno, donde Cavallo estudia al oponente-lector, lo mide, y pauta las condiciones de lo que será todo el viaje a través del libro. Se plantean las pautas, los códigos y la contundencia de una prosa abocada al relato. El primero de ellos- que narra como un padre y un hijo viajan con las cenizas del abuelo a su poblado de origen con todo lo que eso significa- es un buen relato, que incluye además una vuelta de tuerca inesperada. En cambio, el segundo- la historia de una mujer desgraciada, gorda y solitaria- le resultó a quien esto firma grotesco de más y cruel en demasía con su personaje. Pero para cuando llega el tercer relato es que Cavallo ha establecido hacia donde va y qué quiere contar. Y comienza a golpear en un uno-dos que sacude cada vez más fuerte la cabeza del lector. Cada cuento que sigue es mejor que el anterior y uno se ve transportado a situaciones y ambientes absorbentes relato a relato.

Así, “Muecas” narra el tremendo encuentro de un músico ciego con una pareja de niños (hermanos entre sí, para mantener aquello de las estructuras familiares) con su evidente pero no por ello menos eficaz giro de crueldad (se sabe que pocos son más crueles que los niños). Un niño es también el protagonista de “El silencio del río” quien recuerda en una breve anécdota la tarde que junto a su abuelo encontró un ahogado en la playa. Luego llega un díptico de “historias de vida”. Es el caso de “El doble corazón de Juan Urbina” se nos cuenta la vida del personaje del título (un mítico poeta, ¿quizá inspirado en Luis Gonzaga Urbina?) quien agonizante en una sala de hospital es depositario de la atención del narrador del relato, un aspirante a escritor y poeta quien lo admira, que además también nos narrará en primera persona su vida. Luego, en “La idea del agua”, asistiremos a la historia de Héctor, quien nos cuenta su obsesión y su locura, cuando luego de una vida agitada y vacía se transforma en guardavidas en Rocha sólo para alucinar con un ahogado que se le aparece sin aparecer realmente.

Si el lector incauto- como quien esto firma- cree que los dos últimos relatos mencionados son lo mejor del libro, es porque no espera que lo mejor haya sido dejado para el final. “El silencio de los pájaros” culmina con “A la hora de la siesta”, un relato impactantemente emotivo, la historia de un grupo de primos que miran a su abuelo agonizante en una casa de playa (durante un verano) y deciden llevarlo por sí mismos al cielo. El cuento, que en manos más inexperientes hubiera desembocado en un retrato tenebroso o siniestro, brilla por la emoción que transmite y el sobrio y convincente relato del mundo infantil que recrea. Es un cuento que sin temor a equivocarme probablemente se incluya entre los mejores cuentos publicados en nuestro país en lo que va de siglo. Uno de esos cuentos que su mera inclusión ya amerita la compra del libro.

Y para colmo de males, es el último. Y uno queda como buscando más historias de Horacio Cavallo en las páginas de retiro de la hermosa edición de Alter sin encontrarlas y debe conformarse con la idea de una relectura de estos relatos o esperar expectante a la edición de un nuevo libro del autor.

A medida que pasaban los días iba cayendo en un letargo. Rara vez se lo veía despierto, y mucho menos dispuesto a hablarnos de lo que fuera. Si entonces alguno de los cuatro dudaba cuánto quedaba
del abuelo de los otros veranos, esa tarde todos paseábamos la certidumbre de que era otro el que lo habitaba, hablando bajito y mirándonos las manos. Cada tanto veía que Ana se metía, silenciosa, en su pieza. La imitaba. Aspirábamos dentro de su barba y corríamos las cortinas o lo cubríamos con la sábana, siempre con el gesto duro de la tía, con esa mueca imperturbable de los mayores cuando estaban solos y cerca de él.

Calificación: muy buena.
Alter Ediciones, Montevideo, 2013
ISBN: 978-9974-8226-0-3

Anuncios

3 comentarios en “El silencio de los pájaros, Horacio Cavallo

  1. El comentario de Santullo, despierta mi, interés por leer este libro, creo haber leído un cuento de este autor hace mucho tiempo, en el cual se evidenciaba un claro ambito familiar en crisis, creo que es La mudanza, espero no haber errado.¿Donde lo puedo comprar?
    Adeás he leído Fabril, creo que fue un premio Fondos Concursables.Saludos.
    Esther López,(Ciudad de la Costa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s