Violación, una historia de amor, Joyce Carol Oates

Oates
Oates
***
***

Teena Maguire, junto a su hija Bethie, vuelve a casa en la medianoche del 4 de julio. Mientras los últimos fuegos artificiales surcan el cielo, decide recorrer el camino del parque, a pesar de ser más largo, más oscuro. Se topan con una patota -seis o siete muchachos, entre treinta y diecisiete años, conocidos del barrio al menos así sea de vista- alcoholizada, quienes en una rápida escalada terminan por violarla y darle una paliza tremenda, casi homicida, para luego huir. “Violación, una historia de amor” nos cuenta esta horrible anécdota, pero también nos cuenta qué pasó luego y, más incisivamente, porqué pasó lo que pasó.
Sólo con la contratapa del libro y la somera descripción de su argumento, uno podría temer encontrarse -si nos situamos dentro de coordenadas cinematográficas- con una versión escrita de “Irreversible”, terrible (en todo sentido) película del director Gaspar Noé, famosa antes que nada por recrear en tiempo real -por algo así como ocho minutos- una violación de la que es víctima la italiana Monica Belucci. Pero este no es el caso. Lejos está Oates de buscar la pornográfica violencia de esa película y, de hecho, por muy brutal que se describa la violación, es medida con sus descripciones, sin que por ello sea pacata o edulcorada en su contar.
Donde sí realmente Oates carga las tintas es en el después. La primera reacción del barrio, ante ese grupo de jóvenes que violaron y casi asesinaron a una vecina, es la de “ella se lo buscó”. Teena siempre vestía ligera de ropas, gozaba de mostrar su cuerpo esbelto a sus 35 años de edad, coqueteaba todo el tiempo. Como si todo eso fuera excusa, la situación gira demencialmente hacia una Teena responsable de su propia desgracia. Una Teena culpable de su propia violación. Culpable por haber decidido volver caminando a su casa, culpable por haber arriesgado a su hija, pero culpable también por su modo de vivir, de ser madre soltera, de ser independiente. Culpable antes que nada.
Puestos a encontrarle un nuevo paralelismo cinematográfico, “Violación, una historia de amor” se refleja con “Acusados”, aquella película de 1988 que le valió a Jodie Foster el primer premio Oscar de su carrera, dónde se dramatizaba una situación similar: mujer violada por una pandilla, donde se excusaba el hecho “porque usaba una provocadora minifalda”. Y lo más tremendo de esto, de la película de aquel entonces y del libro que aquí nos ocupa, es lo terriblemente verosímil que suena la situación, lo creíble de ver a un barrio entero poniéndose del lado de un grupo de violadores- del lado de media docena de hijos de puta, sin otra posible definición- porque la mujer “los provocó”, “les coqueteaba siempre”, “era una buscona”, etc., etc., etc. Una realidad en definitiva bastante más feroz y salvaje que la propia violación.
Oates presenta una pintura escalofriante de una situación vista antes pero no por ello menos tremenda. Desarrolla magníficamente el escenario y sus inmediatas consecuencias. Luego, curiosamente, la novela toma un giro más de género y se aleja del naturalismo dramático imperante para acercarse más al policial (y para conseguirle un tercer y último paralelismo cinematográfico, a la saga del Vengador Anónimo con Charles Bronson). La novela se resiente apenas por esto, se transforma quizá en demasiado entretenimiento y tal vez vulgariza un poco aquello que venía contando -para transformarse en una serie de complacientes ejecuciones de la pandilla, que uno puede llegar a aplaudir como parte de una hinchada pero extraña el planteo naturalista inicial- pero no por esto se pierde el importante relato- y sobre todo, el paisaje, la reflexión sobre una realidad- que se contó en las primeras tres cuartas partes del libro. Un libro difícil, pero apasionante, muy bien escrito y de ágil lectura.
Mínima nota al margen merece la traducción del peruano Santiago Roncagliolo, cargada de “capullos”, “gilipollas”, “coño”, que me hacen dudar de cómo se habla en Perú por estos días. De manera bastante genuflexa, parece.

Calificación: bueno.
Editorial Papel de Liar
Traducción: Santiago Roncagliolo.
ISBN: 9788493667887

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s