La estrella del Diablo, Jo Nesbo

Nesbo
Nesbo
estrella del diablo
***

El formato de “saga” dentro de la novela negra es uno de los más usados. Son innumerables los ejemplos de autores y personajes que han recorrido variadas aventuras en secuencia y dicho formato es el esperado muchas veces por los lectores, acostumbrados desde el inicio mismo del género a descubrir relatos serializados dónde reencontrarse con sus protagonistas favoritos. No es excluyente del género negro: la misma novela policial de intriga o misterio ya lo había hecho antes con figuras tan reconocibles como Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle o Hercule Poirot de Agatha Christie. Con el cambio de paradigma, alrededor de la década del 20 y específicamente en EEUU, autores emblemáticos como Dashiell Hammett, Raymond Chandler o Ross MacDonald continuan el formato con Sam Spade, Philip Marlowe y Lew Archer, respectivamente. En nuestro presente, con la actual internacionalización del género, es una constante que se mantiene y así el sueco Henning Mankell cuenta las aventuras de Kurt Wallander, el italiano Andrea Camilleri hace otro tanto con las de Salvo Montalbano y el griego Petros Markaris con las de Kostas Jaritos. Por supuesto que dentro del actual boom del género en los países nórdicos (que para ser precisos ha dejado de ser novedad ya que tiene unos 20 años de continuidad) son muchos los personajes que han protagonizado y protagonizan sus respectivas sagas. Dentro de ellos es que destaca el comisario investigador de homicidios Harry Hole, creación de noruego Jo Nesbo.
De todas las formas de llevar adelante una saga, hay dos caminos claramente reconocibles: la de generar relatos unitarios y autoconclusivos donde si bien hay elementos que pueden afectar el mar de fondo de sus protagonistas lo importante y fundamental de cada historia se resuelve en el libro que ocupa, y aquellos que se continúan de libro a libro y donde si bien hay asuntos que son resueltos al finalizar la historia puntual, gran parte de lo que importa queda pendiente para un próximo encuentro entre lector y saga.
El segundo ejemplo es el que corresponde a “La estrella del Diablo” que recoge el testigo allí dónde “Némesis”, anterior novela de Nesbo, lo había dejado. Ambas novelas tienen una historia principal y que se completa en cada una, pero hay una historia macro que incluso se comienza antes, en “Petirrojo” (las novelas, de reciente edición en nuestro idioma, fueron publicadas en 2000 “Petirrojo, en 2002 “Némesis” y en 2003 “La estrella de Diablo”). Dicha historia macro es el enfrentamiento de Harry Hole, el protagonista, con un colega que sospecha corrupto, el también comisario Tom Waaler, de quien cree que ha matado a otra policía. Por supuesto que hay además una historia específica que da cuerpo a la novela y que de hecho justifica que se titule “La estrella del Diablo”: en uno de los veranos más calurosos que se recuerden en Oslo, un asesino en serie ataca dejando un reguero de víctimas que no siguen patrón ni lógica, pero en cada caso deja su firma a modo de pentagrama invertido, grabada en alguna parte de la casa que ataca. Le toca en suerte a Hole, abatido por la culpa, hundido en el alcohol (al punto de estar media novela prácticamente inconciente y desafiar la paciencia del lector quien llega al límite del hastío al no resistir más verlo tan aplastado e inútil) hacer incómodo tandem con Waaler para solucionar el caso. Y de paso, redondear la historia macro que aquí si encuentra su solución final. Las novelas de Nesbo sobre Harry Hole se continuan- de hecho, lleva la friolera de 10 entregas de esta saga- pero el arco, por llamarlo de alguna manera, iniciado en “Petirrojo” termina aquí.
Escrita con el clásico estilo nórdico, esto es economía de lenguaje, austeridad en las descripciones y cierto gusto por la reconstrucción exhaustiva del procedimiento policial- Nesbo se destaca de sus coterráneos por una carga de emotividad en sus personajes (bastante menos fríos que el promedio de los protagonistas nórdicos) y las múltiples referencias populares que van apareciendo a lo largo de su relato. Es un autor muy capáz, imaginativo y con una fuerte estructura en sus relatos. Uno al que, cuando terminamos de leerlo, nos da la sensación de habernos servido un buen plato, contundente y bien sazonado.

– Voy a necesitar un investigador como tu los próximos días. Es decir, el investigador que eres cuando no estás bebido. De modo que la cuestión es si puedes mantenerte sobrio.
– Sabes muy bien que puedo, jefe. Pero ¿acaso quiero?

Calificación: buena
Título original: Marekors (2003)
Traductor: Carmen Montes Cano y Ada Bernsten
RBA Libros, 2010
ISBN 9788498678338

Anuncios

4 comentarios en “La estrella del Diablo, Jo Nesbo

  1. Hola, Rodolfo, acabo de leer tu conciso y claro comentario sobre este autor , y recordé que hace pocos días murió otro autor de novela negra Mankell(creo), por lo cual ya me decido a conseguir ésta que tu comentas y algo del occiso.Me tiene entusiasmada la novela uruguaya, despareja, pero es nuestra. Gracias. Saludos.
    E. López

  2. Empecé a Nesbø con ‘Petirrojo’ ahora que me han resuelto la duda sobre ese hilo pendiente, mi pena es no poder conseguir los títulos que comentas en físico. Muchos blogueros sobre libros comentan que los libros de inicio a la «saga» de Hole son flojos, pregunto: ¿Veremos por aquí continuación a Nesbø? Aparte de Petirrojo he leído ‘Muñeco de nieve’ me parece mas atrayente que el primero. Saludos.

  3. es un libro de terror muy ridiculo .. talves exista pero segun la ciencia no es cierto 😛 Así que no hay nada creíble en este libro .. La posibilidad de que exista es un 5%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s