Todas las cosas que me dijo Dios por walkie talkie, Andrés Bazzano

Bazzano
Bazzano
*****
*****

 

 

En el prólogo de “Todas las cosas que me dijo Dios por walkie talkie” (2015), del poeta montevideano Andrés Bazzano, el profesor Daniel Nahum felicita la rigurosidad, según él por ser infrecuente, de un primer poemario de un poeta joven. Si bien puedo mencionar varios primeros poemarios que descollaron no solo por su rigurosidad (si por ello se entiende una buena construcción en el discurso poético) sino también por la búsqueda de un tono y un estilo personal (pienso, sobre todo, en “Confirmación del aliento” de Leonardo de León; pero también están los “Poemas altibajos” de Fernández de Palleja, “Poemas de amor” de Hoski, “Esteparia” de Natalia Litvinova o “Aquella sangre” de Augusto Coronel, amén de varios de los últimos ganadores del Premio Pablo Neruda (Mathías Iguiniz, Santiago Pereira, Paula Simonetti): todos muy interesantes primeros poemarios de escritores jóvenes o relativamente jóvenes), no me interesa establecer una cruzada contra este juicio de Nahum. Sin embargo, no puedo dejar de recordar que la poesía, la verdadera poesía sentida, no fingida, la que es pura experiencia vital, linde con el vértigo de la muerte o la locura, fue siempre (y es siempre) escrita por jóvenes. Baste el ejemplo de Rimbaud, símbolo del poeta joven, maldito, elegido como portavoz de un lenguaje inexplicable y místico, demoníaco y profundamente conmovedor. En este sentido, los “aciertos poéticos poco comunes dentro de las primeras entregas que los poetas realizan…”, como lo supone Nahum, podrían no ser más que una conceptualización de un lector un tanto apocalíptico o descreído de la autenticidad y experiencia poética que alcanzan a exponer los jóvenes poetas en sus primeros libros.

Sin duda que es cierto que entre los textos iniciales bien logrados se encuentra este poemario de Bazzano.

Compuesto por poemas más bien breves, y por breves dos veces buenos, por lo condensado de la carga poética. Un ejemplo podría ser un pequeño gran poema de dos versos:

Suena, retumba el llamado, llevo la luna en las venas,

soy caballo destinado a morir ahogado en la arena.

Esa imagen del caballo ahogado donde no se espera que deba ahogarse (la arena), algo así como el poder kafkiano, que en una aparente tranquilidad o quietud se pueden dar las relaciones políticas más despiadadas, crea un efecto desolador en el lector, y ese tipo de efectos psicológicos es, claro está, una de las tantas búsquedas de la poesía.

Hay una consecución de símbolos, en el sentido de elementos recurrentes que tal vez indiquen algo más que su mera referencia literal, que dotan a la obra de Bazzano como de la existencia de un mundo propio (al igual que el empleo del “verde” da la sensación de que el universo poético de García Lorca es personal y propio). Estos serían: la luna, la arena, el agua, los sueños, el color blanco, los animales, el camino, los barcos, en resumen, tres instancias bien marcadas: elementos de la naturaleza, integrantes del reino animal (racionales y no) e itinerarios que denotan un aquí y un posible allá, la unión futura entre A y B, un origen y un destino, utópico o real.

“Blancas las olas llegan hasta acá,

señal que el verso se leyó”

o bien,

“Volvió de lejos y en su regreso

El gigante bajó con las cáscaras de sol”

(de “Los elefantes marchitos”).

Por otro lado, cabe mencionar el empleo (muchas veces oculto tras la apariencia buscada de verso libre, distendido, basado únicamente en el ritmo) de la métrica regular (aparecen series de endecasílabos, heptasílabos, con frecuencia) y de una rima o de cierta sonoridad secuenciada entre las palabras.

En fin: un excelente poemario, que junto con varias propuestas de poetas jóvenes (no es vana la mención de que existe más poesía joven actual en el ciberespacio que publicada en papel, y cuando es publicada en papel, es, como en el caso de Bazzano, en ediciones autogestionadas), logra constituir un espacio fundamental en el universo poético joven uruguayo. 

Calificación: excelente.

Editorial: Walkie Talkie, Montevideo, 2015.

ISBN: 978-9974-91-026-3

 

Anuncios

2 comentarios en “Todas las cosas que me dijo Dios por walkie talkie, Andrés Bazzano

    1. ¡Gracias, Eduardo! Si querés conseguir el poemario, calculo que podrás comprárselo directamente a Andrés. Lo podés ubicar por Facebook por su nombre y apellido, o los domingos en su puesto de Tristán Narvaja entre Colonia y Mercedes (creo que es esa la altura). Saludos y gracias por leer en Catadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s