¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?, Manuel Soriano

En el prólogo de “Variaciones de Koch” (Banda Oriental, 2011), Óscar Brando dice de Manuel Soriano que: “Su prosa es plana, sin sobresaltos; por momentos su lenguaje y su sintaxis, que se parece a la de las versiones en español de los narradores norteamericanos, traduce un mundo pequeño burgués, de preocupaciones estrechas.”

Si bien este juicio corresponde a un libro de cuentos, y no a una novela, como la que nos compete en esta reseña, el estilo sintáctico plano es casi una constante en “¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?” (ganadora del Premio Clarín de Novela 2015), si bien hay alguna experiencia con el lenguaje, sobre todo en el capítulo 2, cuando Luka juega contra Garrison, y resuena el constante “She’s old, she’s fat, she’s black”, que introduce una variación rítmica y traza un paralelismo interesante entre la escritura y el partido de tenis.

En cuanto a la influencia norteamericana, es bastante notoria: hay referencias claras en el final del capítulo 1, donde el escritor al que Luka le ha encargado escribir su biografía, cita a Bandini, personaje de John Fante, y a David Foster Wallace como escritor que alguna vez escribió una reseña sobre un juego de Luka. No es desquiciado proponer una influencia estilística de otros como Carver o Salinger.

Luka, una tenista ficticia, argentina, que jugó en los años ’90, mientras era una adolescente, recorre junto a su padre, Elián, los distintos torneos del mundo, hasta que varios problemas, de salud y familiares, hacen que Luka deba retirarse y que su gloria desmesurada quede en la nada. Esa es la anécdota a grandes rasgos. Pero lo decisivo de la novela pasa por una serie de tensiones que en esta novela logran su realización.

La primera de ellas es metaliteraria. En el primer capítulo se establece el entretelón esencial: el protagonista de la novela es un escritor, contactado y contratado por Luka para escribir su biografía. El escritor viaja a una modesta residencia en Castillos, Rocha, donde está viviendo la tenista en el momento en que quiere recordar su vida y dejarla registrada en un libro. El resto de la novela es una especie de “showing”, donde se muestra la propia escritura de la biografía. El juego de planos es esencial para entender una cuestión más ontológica de los personajes. El verdadero desafío es del escritor-ficticio: ¿cómo hacer de Luka, una “persona” educada de forma espartana por su padre, una insensible máquina de hacer saques velocísimos y reveses letales, un “personaje” con alma, con profundidad, con intimidad y reflexión? Es cierto que si el escritor ficticio fue contratado para escribir una biografía, no debería ocuparlo demasiado el problema estético de crear un personaje con psicología y conflictos emocionales; pero de plano sabemos que no escribirá una biografía. Luka ha dicho por teléfono que era “una historia que quiero contar”. Como la plata parece ser buena, y el protagonista está esperando un hijo, decide despedirse de su mujer por unos días e ir a pasar a la casa de Luka en Castillos para escribir el libro.

La segunda tensión es la del verdadero protagonismo: la mayor parte de la novela está narrada desde el punto de vista, o la focalización, de Elián, el padre de Luka. Él termina siendo el verdadero protagonista de la novela; él, el único personaje redondo, conflictuado, con psicología. Su dilema se basa en querer trascender su vida monótona y vacía (su mujer, la mamá de Luka, lo abandonó, es un negociante frustrado, un ajedrecista frustrado, y lo único que tiene es el talento de Luka) mediante los logros de su hija. Es la última oportunidad de darle sentido a su vida. Pero las compañías, las academias, y demás organismos, quieren su parte, su tajada, y es desde el punto de vista de Elián que la novela hace su despiadada crítica de los negocios que se esconden detrás del deporte profesional y de élite: no solo es una actividad “antinatural”, que maquiniza al cuerpo y elimina el alma, sino que mueve mucho dinero por los verdaderos talentos.

La tercera tensión es la cuestión genérica de Luka: gloria mundial del tenis a corta edad porque tuvo una educación típicamente varonil (a los siete años, en una aventura con su primo, mató un jabalí con un cuchillo). Este es el planteo general de las teóricas del feminismo: desde el “no se nace mujer, se llega a serlo” de Beauvoir, hasta la metáfora de Virginie Despentes de la bestia peluda King Kong como arquetipo del ser libre inclasificado previo a la sociedad binaria de los géneros. Luka es King Kong aunque también “parece una bailarina de ballet”. No es mujer ni hombre. Es una bestia con el saque más potente entre las jugadoras de su edad. “No hay esencia: hay existencia”, parece proponer Soriano.

La cuarta tensión es el avance trágico de los hechos. Y digo trágico en un sentido etimológico, griego. El héroe trágico avanza hacia su destino irremediablemente, a sabiendas de que poco a poco habrá un partido en el que la lesión lumbar no aguante más, y las glorias deportivas se esfumen para siempre. Lo mismo que Elián: la metáfora de los dientes caídos es clara con respecto al paso trágico del tiempo, al deterioro de la existencia.

Una muy buena novela que presenta una serie de tensiones estéticas que hacen de su lectura una experiencia verdaderamente gratificante.

Luka no recuerda haber llorado. Alguna vez sintió los ojos hinchados, más por rabia que por tristeza, pero le parece que nunca llegó a llorar. Ni siquiera cuando le mostraron a su padre después de la apoplejía, y le faltaba el pelo y el bigote y las fundas de los dientes que había pagado con los premios de sus primeros torneos, y Luka se dio cuenta de que todos estaban esperando que ella se largara a llorar…

Calificación: muy bueno.

Editorial: Alfaguara, Buenos Aires, 2015.

ISBN: 978-987-07-3239-6

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s