Mentirosos enamorados, Richard Yates

Richard Yates tenía veinticinco años en 1951 cuando se mudó a París para seguir los pasos de sus escritores admirados. Ya conocía Francia, aunque de una forma muy diferente: había pasado allí varios meses como soldado luego del final de la Segunda Guerra Mundial, convaleciendo de tuberculosis en un hospital militar. Visto en retrospectiva, su…